Yo creo que hay gente que no deberían de dejarle salir a la calle. Yo no sé dónde habrán aprendido las formas, si es que las aprendieron en alguna parte, o si creen que llevando actos vandálicos a cabo, consegurán lo que quieren. O es que simplemente pretenden hacer gracia.

Resulta que la Asociación de Vecinos del Realejo tuvo la idea de poner altavoces en la calle para reproducir música navideña durante el horario comercial. La intención era, supongo, animar y dar vida a la zona, atryendo con ello, más visitantes, lo que también sería beneficioso para los comercios de la zona.

Pues debe ser que los vecinos no se lo tomaron muy bien porque, como reivindicación, han cortado los cables del hilo musical en varias ocasiones. Según ellos, no quieren que el barrio se llene de gente si no que permanezca en el estatus de barrio dormitorio.

Pienso que a lo mejor, si hubiesen protestado en la Asociación, a lo mejor se les hubiese escuchado. Miembros como son del barrio y constituyendo una mayoría, al menos, algo podrían haber hecho. Desde luego, el cortar el hilo musical no solo ha acabado con la música navideña en el barrio, sino con el respeto por parte de gente civilizada como yo, que para más inri, vivo allí.

En absoluto la música molestaba tanto como para considerarla insoportable, pero, lo que de ninguna manera es aceptable es que se tomen la justicia por su mano y prescindan de todo aquello que no les viene bien. Entiendo que para los vecinos que la sufrían debajo de sus casas cada día fuese más molesto pero cualquier tipo de reivindicación que opte por medios incivilizados queda reducida a un acto insensto llevado a cabo por gente cuya educación brilla por su ausencia.

Perdemos los valores y los principios pero lo más preocupante de todo es que, también perdemos las formas de mostrar nuestro descontento.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí