Hace un tiempo hablamos de la corrupción urbanística en los pueblos de Granada. Ahora vamos a hablar de la corrupción política. El conocido transfugismo.

El caso estrella de esta semana: la fuga de un edil del PP en Castril, que ha pasado a apoyar al alcalde socialista. A cambio de un sueldazo de 14.000 euros, claro. Siguen sin respetarse los pactos de la Mesa Antitransfuguismo, y se está dando pie a estas situaciones, que es fácil caer en la tentación. "Oye apóyame y te doy tal puesto que ganas tanto o te hago la recalificación de tal terreno que tienes y lo ponemos como urbanizable"… etc.

Y es que claro, en estos pueblos pequeños y perdidos de la mano de Dios, los alcaldes gobiernan como les da la gana, a modo de auténticos caciques del siglo XIX. Aún hay sitios donde la democracia ha llegado de modo teórico, porque en la práctica son auténticos pactos de los de siempre.

Por suerte cada vez se están denunciando más estas irregularidades. Otro caso similar el de Cogollos Vega. Un edil saltándose el curro para atender sus negocios privados, vamos, que iba dos días en semana, y a Dios gracias si echaba sus horas. Muy mal, que todo el mundo quiere vivir del cuento. Así es fácil llegar a fin de mes. Ya de por sí un alcalde tiene un sueldo bastante apañao, pero si aparte tienen sus negocios personales (algo perfectamente lógico, que si no de qué vivirían la oposición o demás políticos que no tienen un escaño) pero que respeten su cargo y a los ciudadanos que los han elegido, no que se lo pasen por el forro, por muy poca tarea que tenga, su sitio es su sitio.

Y esa es otra, las subidas de sueldos que se están haciendo algunos alcaldes de pueblecitos, que algunos cobran lo mismo que políticos con puestos de mucha mayor importancia a nivel estatal.

Lo que tienen que hacer los ciudadanos es estar más atentos a las irregularidades de sus pueblos, pero claro, como muchas veces los favores llegan a más de uno, pues todo queda en familia. Y sobre todo que muchas veces se aprovechan del desconocimiento de la gente en materia legal. El ciudadano de a pie no conoce de recursos, trámites, o plazos legales y al final son los principales perjudicados.

Y es una pena que tenga que saltar Castril a los periódicos por temas como este, con su pasarela sobre el río, su peña… Sus fiestas con las vaquillas. Que los que hemos estado allí sabemos lo que vale y lo bien que se come.

En fin, a ver si se pueden tomar medidas para que este tránsfuga no pueda salirse con la suya.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí