Bueno, en realidad no se trata un caso acontecido en Granada, pero por la cercanía y en honor a la gente que lo padece, voy a hablar del tema. La agresión de hace un par de días en el metro de Barcelona a una chica ecuatoriana. En realidad da igual que sea ecuatoriana, china, sudanesa, o del color que sea.

Me parece increíble la sangre fría que mostró el chaval. Ni tan siquiera hubo provocación previa, ni una simple toma de contacto o que le mirara a los ojos. Sencillamente, se acercó y la golpeó. Y el tipo sabe golpear, que esas patadas no las doy yo, y no estoy tan mal de forma.

Sobre lo de si es agresión racista… Parece bastante claro, aunque con esta gentuza, no sabría yo que decir. Tampoco había más gente en el vagón aparte de otro muchacho como para que tuviera un objetivo a elegir. Quizás optó por la víctima más desvalida del vagón, o quizás es un racista sin más.

Y claro, este caso ha reabierto el debate acerca de si hay racismo en España o no. Es tontería volver a hablar de lo mismo, esto no es Francia, no hay problemas, solo algún incidente puntual de los cuatro tontos de siempre. El caso es estremecedor y la gente lo está aprovechando para hacer propaganda de sus ideas, y para criticar la actual política de inmigración del Gobierno. Y hablar más del tema es marear la perdiz así que mejor concentrarse en la agresión en sí.

Se ha comentado mucho acerca de si la persona que estaba en el vagón en el momento de la agresión debería haber intervenido o no. Hombre, depende de las circunstancias, pero en general, es bastante peligroso meterse por medio. Supongo que dependerá de la circunstancia, pero no creo que fuera aconsejable, como he escuchado por ahí, intentar meterle mano al chaval por omisión del deber de socorro. Excesivo. Cualquiera en su situación hubiera hecho lo mismo… o quizá no, pero hay que tener mucha sangre fría en esos casos. Y sinceramente, espero no verme en una situación parecida, desde ninguno de los puntos de vista.

Luego el tema de que lo soltaron demasiado pronto… Normal, si las leyes están como están. Ya no sólo las leyes, sino la práctica legal. Es muy difícil echarle mano a un tipejo de estos por una cosa así. Poca cosa le caerá, esperemos que encuentren algún agravante. No creo que pase de una simple multa la verdad.

Lo peor es la publicidad que se le está dando al agresor. Todas las cadenas de televisión detrás de él. Y seguro que se juntará con más gente de su calaña para comentarlo y hacerse el héroe. Con una niña ya podrá el desgraciado.

En fin, a modo de coletilla, vamos a no dejarnos llevar por el alarmismo, analicemos la situación actual más fríamente. Es un caso aislado. Y que se dejen estos individuos también de ideas raras que les comen la olla como quieren.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí