Ola queríos lectores. Otra semana más vuervo a ponerme en contacto con vosotros pa charlá de nuestras cosillas y contaros como van los coletasos de estos úrtimos día de verano porque aunque argunas cansiones digan que "septiembre también es verano" eso es mentira.

Er verano acaba cuando lo dise er Corte Inglé. A partí der día 15 de agosto empiezan a meté en nuestros buzones propaganda de la vuerta ar cole y hasen unos anunsios con unos niños perfectos en colegios perfectos con sonrisas perfectas y profesores perfectos. Si el anunsio va de instituto, o "tuto" como disen los madrileños superguays, te ponen unos macizorros y macizorras que ya han pasado de los veinte pero que acabarían de un plumazo con el asentismo.

Er tiempo está loco. Nublao y mucha caló que casi siempre acabaen una tormetilla de esas que te joe la lavadora que ya tenías casi seca. La liga vuerve a empezá y los domingos se pasa de la terraza a los salones de los bares porque los partíos de furbo son más importante que los termómetros, las tiendas llenan sus escaparates de adelantos de temporada para intentar timarnos cuando todavía no deberían haber acabado las rebajas y estamos hasta er moño de las cansiones der verano.

Los síntomas están claros pero también hay sierta tendensia a agarrarse al sol y el agua. En uno de estos arrebatos er Johny y yo nos fuimos er sábado a una piscina y allí pudimos comprobá las dos tendesias que se nos habían escapao de ser analizá en er verano der 2007: "los maxiborsos" y "los bañaores rellenos".

El primer fenómeno es simplemente descriptivo y citable simplemente en el hámbito de la actividad preferida de este país: Criticar. Los "maxiborsos" son unos envases tipo cesta de pitnit que suele llevar una individua que no suele pasar más de 2 horas en la piscina. El contenido habitual suele ser: Toalla, toalla para el secado, crema, crema hidratante. bronceador, after sun, periódico, suplemento del periódico, coleccionable del periódico, mpe, teléfono móvil, libro, libro para hacerse la intelectual, libro para hacerse la espiritual, botellín de agua, sandwich y paquete de tabaco si ya se quiere provocar en exceso.

Como es normá cada vé que se busca una cosa en el avitáculo sitao se tarda de cinco a diez minutos dependiendo del tamaño del objeto en cuestión. En resumen, argo que no es práctico pero que por la marca o por la moda se ha convertido en un elemento imprescindible entre las mujeres de 25 a 45 años, solteras o que pretenden aparentarlo y de clase media-alta.

El segundo fenómeno es argo más asqueroso. Al igual que a muchos/as les gusta enseñar la ropa interior por ensima de los pantalones llevándolos argo caíos la tendensia se ha estendio a los bañadores en los chicos. En los ochenta esto era una constante en la playa pero no por moda sino porque los bañadores eran tan malos que se transparentaban y las mamas ponían carsonzillos a los niños pa evitar que se les viera er pito. Ahora los bañadores son buenos y más los que suelen llevar los sestarios de esta tendencia, lo que pasa es que pa presumí ante las chavalitas de sintura de atleta y de llevar hasta las prendas más intimas de marca, los muchachillos orvidan desnudarse der to para vestir su traje de baño.

Si los calzonsillos están limpios realmente no pasa nada y lo único que se produse es un efecto un poco ridículo a la vista pero si dicha prenda se porta durante to er día alcansamos la terrible situación "manzanilla o paquetito de té". Prefiero no sé mu explícita en la definisión de los efestos de los restos vitales de nuestra juventú ar contacto con el agua por eso hago la metáfora anterió. Si unimos esta nueva moda a la tendensia vital de mearse en las piscinas recemos porque nadie trague agua.

En fin que er veranito se acaba y habrá que orinarse en las piscinas cubiertas. Un besito de vuestra yoli.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí