Hace una semana ha llegado a las salas españolas la producción norteamericana "The wicker man".

Quizás algunos de nuestros lectores hayan tenido la oportunidad de verla y disfrutar de una trama de suspense y terror en algunos momentos. Desde este pequeño espacio en el que escribo me gustaría señalar que estamos ante un remake que tiene un puñado de cosas buenas con respecto al film original, pero sobre todo un puritanismo excesivo y conceptos criticables que la hacen valedora de este pequeño artículo.

Vayamos a la Inglaterra de principios de los setenta. Las producciones de la Hammer de sangre, personajes clásicos y grandes escotes que insinuaban pero no enseñaban nada llegaban a todo el mundo.
Pero sin embargo, y como en los cuentos de Astérix, una pequeña compañía, la British Lion iba a producir una de las cintas británicas más icónicas de la época, de connotaciones anticristianas y mensajes subliminales no tratados anteriormente en el cine de un modo tan contundente.
De su argumento prefiero no hablar y recomendaría primero a los lectores que vean la cinta del 2006 para posteriormente dejarse maravillar por la producción clásica.
En esta podemos destacar que el archiconocido Christopher Lee trabajó gratis en uno de los dos papeles protagonistas de la cinta (el otro sería interpretado por Edward Woodward, apellido con él que en la revisión actual se bautiza a la niña que desaparece en la isla) y que Peter Cushing estuvo a punto de interpretar el papel de policía que se adentra en una isla siniestra alarmado por la desaparición de una niña.
De la actual solamente decir que se ha teñido en exceso de un discurso feminista, olvidando en todas partes el erotismo y la sensualidad que emanaba la cinta de 1973. Nicolas Cage toma el papel protagonista y lo revisa excepcionalmente bien, dando guiños de su vida más allá del género de acción y perfectamente perdido en un entorno que el director Neil Labute sólo ha variado en algunos aspectos para reconvertir un film de culto en un producto "made in hollywood".
En una tarde lluviosa de noviembre, es buena opción ir al cine y dejarse llevar a un mundo donde nada es lo que parece. Para los más vagos, la primera parte ha sido reeditada en dvd.

JMRojas www.granadaenlared.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here