El respeto a los mayores es un valor inculcado en casi todas las culturas. Hoy por hoy, frente al concepto de lo efímero, parece ser que el norte se está perdiendo. Lo que le sucedió a Fraga en Granada tan sólo es un acto que se suma a incidentes más violentos a Santiago Carrillo en otros puntos de este país. En una democracia parece imposible que la gente no tenga derecho a expresarse libremente.
En España seguimos manteniendo la insana costumbre de recordar los muertos comunes de una guerra que acabó hace ya muchas décadas. El rencor se transmite de generación a generación y es tabú hablar de política en eventos familiares porque las cosas pueden acabar con trozos de tarta por el techo y menos invitados en las próximas comuniones.

Se quitan estatuas y se borran nombres de calles, pero con el civismo, la educación y la memoria parece no hacerse nada. Ojo, los muertos propios deben de ser dolorosos y sobre todo creo que imperdonables, pero sin educación y respeto ante todas las opiniones posibles solamente fomentaremos más odio
El odio es el refugio de los cobardes, de los que chillan sin argumentos defendibles, de los que matan ante razonamientos lógicos. La memoria es demasiado selectiva a nuestro propio antojo. ¡Qué grande es la mente humana!
Una pregunta a los que no dejan hablar a las personas: ¿Un libro o una película?
JMRojas www.granadaenlared.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí