Tenemos un gran país. Continuamente tertulianos intelectuales de diversas cadenas televisivas nos recuerdan términos como telebasura y abogan por un nuevo modelo de emisiones. La prensa rosa ya se encuentra en los telediarios y Alejandro Sanz o la maternidad de Doña Letizia (¿por qué se escribe con "z"?) ocupan mayor duración en la franja de noticias que la posición de nuestras tropas en una zona de conflicto.

Y es que las audiencias mueven al mundo, y sino al menos lo aprietan. Al llegar a casa después del colegio, los chavales antes nos peleabamos por salir a jugar a la calle, pero siempre sabíamos que si mamá no nos dejaba tendríamos un mundo de fantasía en la "caja tonta" donde veríamos series míticas como "Dragones y mazmorras", "Campeones" o las violentas "Caballeros del Zodíaco" y "Bola de Dragón".

Frente a los gurús que señalaban que estos dibujos animados producían altos índices de agresividad en los niños que los veían, me quito el sombrero. Me quito el sombrero para tirárselo a la cara y proponerles un experimento.

Pongan a un niño frente a la tele en horario de tarde y díganme que espacio puede ver. Las actividades extraescolares los estresan pero creo que será mejor que hagan deporte o aprendan inglés en vez de ver como Sara Montiel y Marujita Díaz se pelean de plató en plató. Frente a esto me atrevo a decir: "Dios salve a las malignas videoconsolas, porque al menos dejan un huequecito a la imaginación y el protagonismo del infante".

Los tertulianos intelectuales de la tele llevan mucha razón cuando se muestran favorables a la renovación del modelo televisivo. Pero que tengan cuidado porque si todo sigue así, los directores de sus cadenas los pondrán a comentar la actualidad política con Yola Berrocal o Paco Porras.

Seguro que hasta de política saben.
JMRojas www.granadaenlared.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí