Hace cuatro años Lloyd dejó en Almuñécar uno de los conciertos más hermosos que se recuerdan en los treinta años del festival de jazz. Y en la edición de este año se ha vuelto para ratificar que aquello no fue una casualidad. Minutos antes de su concierto en el Parque El Majuelo dejó su firma en el Bulevar del jazz junto a las de Kenny Barron, Chucho Valdés, Eliane Elias, Jorge Pardo y otros jazzistas de leyenda que han pasado por esta muestra, siendo él el más mayor de la serie de homenajeados ya que nació en 1938.

Con más de cincuenta años de carrera (intermitente y llena de crisis existenciales), cuando su tenor abrió la boca, su autoridad mandó callar: majestuoso, catártico, … y todos esos calificativos que definen el señorío y la grandeza de quien tuvo y tiene. Mucho mejor en directo que en disco –de hecho sus discos histórico y millonarios son en directo- Lloyd es lírico por vocación y espiritual por tradición, y llena de emoción todo lo que toca, así su concierto fue uno de esos en los que todo encaja: técnica, sensibilidad, creatividad, buen gusto y una banda extraordinaria para que la noche sea impecable, tanto para el oído más entrenado y exigente como para el curioso. Es lo que sucede cuando la música es belleza. Y Lloyd, en la aparente fragilidad de un fraseo ya muy veterano lo que toca es básicamente, es eso: belleza. De otra forma no se pueden calificar las sensibilísimas recreaciones que hizo sobre la cubana ‘Rabo de nube’ o la mejicana ‘La llorona’ con que acabo el cuerpo de concierto, despidiéndose a ritmo de calypso posteriormente.

El público, que llenó completamente el aforo del parque, despidió a Charles Lloyd puesto en pie, respondiendo a sus divertidas palabras: “ahora que soy ya vecino de ustedes tendré que venir más veces” con una ovación unánime.

Miércoles19

Parque El Majuelo 22,30h

ROBERTO FONSECA

La carrera musical de Roberto Fonseca ha sido rápida y brillante. Desde que adquiriera gran notoriedad como pianista de Ibrahim Ferrer y de Buena Vista Social Club se ha convertido no solo en un reputado intérprete sino en un hábil productor, realizador y líder de sus propios proyectos.

En el año 2008 causó sensación en Jazz en la Costa con la presentación de su proyecto “Zamazu”. Casi una década más tarde, vuelve para presentarnos su más reciente álbum “Abuc”, una verdadera celebración de las músicas populares de la isla, editado en 2016 bajo el mítico sello Impulse con 14 temas, a modo de recorrido por los distintos géneros musicales de la isla caribeña, que conforman un disco emotivo y poderoso que revela otra de sus facetas: la de narrador de la historia de la música cubana, de ayer a hoy, aunando ritmos pícaros con contundentes vientos, tejidos de referencias, recuerdos y contrastes. Un caleidoscopio de colores de musicales que hace que la música cubana Cuba vuelva a estar presente, un año más, en un escenario propicio y natural, el del Festival de Almuñécar, en plena Costa Tropical.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here