• La exposición “Dieciocho colores para un ensayo” es la tercera entrega de la serie “La Colección del Centro vista por los artistas” y puede visitarse hasta el 17 de septiembre en el Centro Guerrero de la Diputación

La artista Paloma Gámez (Bailén, 1964) ha sometido a revisión y análisis la obra de José Guerrero (1914-1991) que forma parte de la Colección del Centro, mediante la creación de una serie de piezas que destilan los colores del pintor granadino. Tras veinte años de carrera, Gómez se caracteriza por su metódico y constante trabajo con el color, por su análisis, sus experimentos de formalización, el estudio de su percepción e incluso por las propuestas de renovación a la hora de exponerlo. Naturalmente, no está sola en dicho empeño; por el contrario, se inscribe en una tradición que incluye grandes nombres internacionales, y tiene en José Guerrero a uno de sus protagonistas históricos.

La diputada provincial de Cultura y Memoria Histórica y Democrática, Fátima Gómez, ha calificado la exposición como “una apuesta innovadora y muy atractiva, en la que se conjugan la meticulosidad, el rigor analítico y conceptual a la hora de desarrollar el proyecto con la propiciación de una experiencia gozosamente estética”.

El director de Cultura del Ayuntamiento de Granada, José Vallejo, ha destacado la importancia de hacer dialogar a los artistas jóvenes con José Guerrero, lo que demuestra la influencia del pintor en las nuevas generaciones de artistas salidos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada”.

La artista Paloma Gámez ha definido su propuesta como “un ensayo sobre el color en diferentes soportes, donde el espacio juega un papel importante para la resolución de las piezas y para la percepción del espectador, y se centra en el color, un aspecto fundamental de la obra de José Guerrero, y el espectador debe adentrarse por cada una de las piezas para poder descifrar la totalidad de la propuesta”.

Gámez ha elegido para este proyecto un conjunto de obras en las que el color, ya desde el título, construye la forma, una cuidada selección de 5 cuadros de José Guerrero que presenta en la primera planta. En la planta baja, titulada “84.084 mililitros de color”, la pintura parece haber resbalado de los lienzos sujetos al bastidor y atravesado el techo para caer al suelo, sobre el que han ido sedimentando las capas sucesivas hasta conformar 18 curiosas esculturas cuya única materia es la pintura, que también en este caso construye la forma, pero no extendiéndose en el lienzo, sino depositándose en un molde.

En la segunda planta, titulada “420.367 segundos de color”, en vez de la materia el protagonista es el espíritu del color: la pura luz. La artista ha creado un espacio de color y de luz a través de dos proyecciones enfrentadas y donde se repiten los 18 colores.

Por último, en la tercera planta del centro, “120.316 centímetros cuadrados de color”, se puede contemplar una síntesis de continente y contenido: los colores que habitan el Centro, los de Guerrero, se disponen como lentes, filtros o ventanas de metacrilato a través de las cuales el espectador puede mirar Granada, simbolizada en las cresterías de la Catedral. Hay también una cuarta intervención, a modo de hilo conductor del proyecto, por todo el edificio que representa una carta de color con esos 18 colores.

El conjunto del proyecto es un ejercicio que aúna el análisis riguroso con la inspiración, para ofrecer un diálogo original entre la esencia de la pintura de José Guerrero: el color, y la de la arquitectura: el espacio. Un ejercicio que expande la pintura mucho más allá de los límites del cuadro y aúna otros medios: escultura, instalación, vídeo, materia, tiempo.

 

Una artista de largo recorrido

Paloma Gámez (Bailén, Jaén, 1964) estudió en la Facultad de Bellas Artes de Granada. Tuvo su primera exposición individual en 1998, en el Palacio de los Condes de Gabia de la Diputación de Granada. Desde entonces ha expuesto de forma individual sus trabajos en las galerías Magda Bellotti (Madrid), Sandunga (Granada) y Milagros Delicado (Cádiz).

En 2008 realizó la exposición “Rojo” en el Instituto de América, Centro Damián Bayón de Santa Fe. En 2011 realizó la intervención “Carta de Color” en la Casa Encendida de Madrid. En 2012 inauguró la exposición “Violeta” en el CAAC de Sevilla y en ese mismo año en Madrid la intervención “Rojo Rosa Fluor” dentro del proyecto “Frágil”. Su obra está presente en diferentes colecciones como CajaGranada, Diputación de Córdoba, Diputación de Cádiz, Diputación de Jaén, Unicaja de Málaga y la Col-lecció Testimoni

La exposición, que puede visitarse hasta el próximo 17 de septiembre, es la tercera muestra, tras la de José Piñar y Jesús Zurita, de una serie titulada “La Colección del Centro vista por los artistas” en la que jóvenes artistas locales dialogan con la obra de José Guerrero y revitalizan de esta forma la Colección del Centro Guerrero, dependiente de la Diputación de Granada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here