La Diputación de Granada colaborará con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Iznalloz en la puesta en valor de la Cueva del Agua. Así lo ha afirmado durante una visita hoy a este enclave geológico y turístico propiedad de la Institución Provincial, el vicepresidente segundo y diputado de Medio Ambiente, José Robles.

Robles ha agradecido el esfuerzo conjunto de Iznalloz, Deifontes y Cogollos Vega para impulsar con la Diputación Provincial el proyecto de la Cueva del Agua cuyo perímetro se sitúa en sus términos municipales. “Nos consta que ya en los años noventa había un proyecto para ejecutar y poner en valor esta magnífica cueva, y en treinta años de gobierno del PSOE en la Diputación y en la Junta de Andalucía ha sido imposible de sacar adelante”, ha explicado el vicepresidente segundo que ha remarcado que “es mucha inversión la que necesitamos hacer aquí” para que esta cavidad natural vuelva a ser visitable e impulsar los accesos a la misma.

CUEVA AGUA 2013_7

“La Diputación Provincial está dispuesta a aportar su granito de arena pero aquí hay una administración superior que es la autonómica, con las competencias en turismo” la cual “tiene que apostar de verdad, y de una vez por todas, por la Cueva del Agua” que “no puede ser que en los años sesenta fuera visitable y cuarenta años después se encuentre en la situación que se encuentra”.

En la visita de hoy, junto con el secretario general para el Turismo de la Junta de Andalucía, Vicente Granados y el alcalde de Iznalloz, Mariano Lorente, el vicepresidente segundo ha destacado que la Diputación Provincial confía en que la Cueva del Agua “sea un referente turístico” pese a la disminución de inversiones en la zona por parte de la Junta de Andalucía, administración a la que ha pedido que “apueste por la comarca de los Montes Orientales y por la provincia de Granada”.

El alcalde de Iznalloz, Mariano Lorente, ha afirmado por su parte que “es un día muy importante para Iznalloz, especialmente, y para la comarca de los Montes Orientales pues, después de mucho tiempo, hemos podido concitar tanto a la Diputación Provincial como a la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento para ponernos de acuerdo en la financiación de las obras e infraestructuras necesarias para abrir al turismo la Cueva del Agua” con la vista puesta en el año 2014.

Para el secretario general para el Turismo de la Junta de Andalucía, Vicente Granados, es importante que “cualquier actuación no tenga ningún impacto negativo en el patrimonio natural que es la cueva” que es “algo para enseñar no solo de Granada al mundo sino de Andalucía al mundo”. Vicente Granados también ha destacado las distintas investigaciones científicas que sobre las distintas especies de fauna y flora se están desarrollando en la zona.

La Cueva del Agua, cedida por el municipio de Iznalloz a la Diputación Provincial en la década de los setenta, se caracteriza por la amplitud de sus espacios, la riqueza de estalagmitas y estalactitas, y la presencia de lagunetas de gran profundidad. Con rincones de gran belleza, se abre en la ladera sudeste del pico Cabezo del Asno en Sierra Arana, a unos 1.750 metros de altitud, y a pocos metros del collado que une esta elevación con la ladera norte del pico Orduña (1.931 metros) y la cabecera de la Cañada Larga en el término municipal de Iznalloz.

A medio camino entre Cogollos Vega y Deifontes, frente al Cerro de la Atalaya (torre vigía construida en época nazarí), se abre un nuevo carril ascendente, abierto en la vertiente norte del Cerro Gordo (1.703 m.), Cerro del Espino (1.755 m.) y Orduña (1.931 m.), que tras recorrer unos 6 kilómetros, con una fuerte pendiente, concluye en la Cueva del Agua.

Al parecer los primeros visitantes llegaron en época eneolítica, hace unos 2.300 años a. C., motivados por la falta de agua en el exterior, y entraron en la cueva encontrando agua en la Cámara de los Endriagos. Descubierta esta riqueza, el hombre prehistórico, muy probablemente dedicado al pastoreo, la utilizó como refugio natural.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here