12/11/2012. El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, ha calificado la próxima huelga general del 14-N como “una huelga inoportuna y exclusivamente política, porque se plantea contra decisiones adoptadas por el Gobierno del país o el Parlamento elegido por la mayoría de los españoles”. Además, advirtió de que resulta “realmente preocupante” el impacto negativo que esta convocatoria de huelga pueda tener para la actividad económica, la creación de empleo, la imagen de España en el exterior y la confianza de los inversores. “El paro dañará gravemente la imagen de nuestro país en un momento en el que necesitamos más que nunca generar confianza en el ámbito internacional”, lamentó.
Para Cuerva, los sindicatos convocantes del paro general “han vuelto a perder la perspectiva de lo que realmente necesita nuestra economía”, lo que, a su juicio, les pasará factura con un bajo seguimiento de la huelga, que la CGE estima no superior al 20%. “Como ya ocurrió en la anterior huelga del mes de marzo, se demostrará que la mayoría de los trabajadores no está de acuerdo con esta convocatoria”, afirmó Cuerva.
Precisamente para garantizar la seguridad de la mayoría de los trabajadores de la provincia, el presidente de la CGE pidió a los poderes públicos que el próximo día 14 “garanticen el derecho al trabajo, que también está recogido en la Constitución Española, y los empresarios puedan abrir sus empresas con garantía de que no sufrirán daños”. En este sentido, Cuerva recordó que los piquetes sindicales “deben ser exclusivamente informativos, algo que parece olvidarse en cada huelga”. No obstante, el presidente de los empresarios advirtió de que, “dado que la información sobre la huelga general está siendo notoria y suficiente, de alcance en todos los medios de comunicación y ámbitos sociales y laborales, difícilmente se puede justificar la necesidad de llevar a cabo acciones informativas en esa jornada en los centros de trabajo”.

La CGE mantendrá el 14-N un dispositivo especial para el seguimiento del desarrollo de la huelga, con el fin de conocer de primera mano cualquier incidencia que se  produzca, especialmente con la labor de los piquetes informativos, para poder ponerlo en conocimiento de la autoridad competente si fuera necesario. “No dudaremos lo más mínimo en llevar a los tribunales cualquier mínima intrusión de los piquetes coactivos en el funcionamiento ordinario de las empresas y en la seguridad de los empleados”, aseguró Cuerva.
En cuanto al coste económico que la huelga puede suponer para la provincia, y teniendo en cuenta el seguimiento previsto del 20%, la CGE estima que se superarán los 10,6 millones de pérdidas, “un precio que no podemos pagar en la actual situación de crisis financiera y que repercutirá principalmente en las empresas, que siempre son las grandes perjudicadas de un paro general”, señaló el presidente de la CGE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here