Tras cinco partidos sin marcar, el Granada consiguió tres puntos de oro en el Reyno de Navarra gracias a la inspiración de Dani Benítez, que dio el primer gol y anotó el segundo.

El entrenador puede tomarse un poco más tranquilo el turrón estas navidades pero no puede confiarse porque, al menos en teoría, la plantilla estaba confeccionada para lograr con traquilidad la permanencia y moverse por la zona media de la tabla, en vez de este permanente desasosiego al que esta temporada nos estábamos acostumbrando.

La nota desafortunada la puso El Arabi que, pese a sus indiscutibles dotes técnicas, parece no encontrar puerta con la facilidad que se le presupone y debería ser una pieza clave si aprovechar las oportunidades que le brinda el equipo.

granada-osasuna

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here