Ya han empezado los trabajos en la ladera Norte del monumento nazarí donde, tras las últimas catas arqueológicas, se ha sacado a la superficie la estructura del acueducto y los restos del molino del Rey Chico. Se plasma así una parte del ‘Proyecto Romayla’ que, junto a la recuperación de la acequia del mismo nombre, propiciará un corredor verde peatonal desde el Rey Chico hasta las Chirimías.

Para el alcalde, Francisco Cuenca, se trata de una de las intervenciones más importantes que se realizan en Granada desde el punto de vista patrimonial, histórico y de disfrute de la ciudadanía para los próximos años. “Vamos a poder visitar de una joya patrimonial única, pero además lo haremos en un entorno emblemático de la Alhambra, con un paseo verde por el que circulará el agua del arrollo del Rey Chico, que hasta ahora estaba entubado. Un proyecto que además hemos llevado a cabo con la participación de los vecinos y vecinas el Albaicín”.

Junto a este proyecto en los próximos días comenzarán las obras de infraestructura de la red de saneamiento hasta conectar con el colector que discurre bajo la Carrera del Darro a la altura del Puente del Aljibillo (o del Rey Chico), así como las acometidas de electricidad y abastecimiento de agua, cuyo proyecto, aprobado en septiembre de 2017, ya ha obtenido la resolución favorable de Cultura y ha sido adjudicado.

La imagen que ilustra este artículo es una captura de Google Maps y se puede ver haciendo clic en este enlace.