Coeditado por las editoriales Universidad de Granada (eug), UNED, Universidad Autónoma de Madrid y Universidad de Zaragoza, este volumen inaugura la Colección Clásicos Hispanoamericanos

 

Las editoriales Universidad de Granada (eug), UNED, Universidad Autónoma de Madrid y Universidad de Zaragoza publican la obra “Noches tristes y día alegre”, del mexicano José Joaquín Fernández de Lizardi (1776-1827), con la que se inaugura la Colección Clásicos Hispanoamericanos.

El libro contiene dos novelas cortas del escritor mexicano en las que el autor muestra registros muy distintos en el modo de novelar: la primera es una narración dialogada de tono romántico que tiene como referente último “Noches lúgubres”, de José Cadalso, mientras que la segunda posee una clara intención satírica y se sitúa en un género picaresco-educativo que ya había utilizado el narrador mexicano en su primera novela.

La Colección Clásicos Hispanoamericanos, que dirige el profesor de la UNED Antonio Lorente Medina, pretende ofrecer, por vez primera al lector, en formato bolsillo, una relación completa y fidedigna de textos hispanoamericanos paradigmáticos desde el punto de vista histórico y literario, según señalan los responsables. Así, cada libro irá precedido de un estudio introductorio, realizado por un reconocido especialista que será responsable también de su edición filológica y anotada, en la que se esclarezcan los significados de vocablos o fragmentos de difícil comprensión.

En este primer título de la colección, “Noches tristes y día alegre. Vida y hechos del famoso caballero don Catrín de la Fachenda”, la edición y el estudio preliminar han estado a cargo de Mariela F. Insúa Cereceda, del grupo de investigación GRISO, de la Universidad de Navarra.

José Joaquín Fernández de Lizardi (Ciudad de México, 15 de noviembre de 1776 – ibídem, 27 de junio de 1827), es, en palabras de la autora del estudio preliminar de este libro, Mariela Insúa, “el fiel reflejo del nuevo hombre de letras que se había gestado durante la Ilustración: un intelectual atento al objetivo de informar, educar, entretener y criticar. Fue, además, un escritor de oficio que vivió de y para su pluma. Sus obras literarias y sus producciones periodísticas se inscriben en el marco de una escritura ilustrada y patriótica con miras a la formación de ciudadanos de pro, de dignos representantes políticos, de ejemplares padres de familia, y también de menores de las letras y el saber”.

En 1812 fundó el periódico liberal “El Pensador Mexicano”, suspendido por el gobierno de Fernando VII, publicación esta que da nombre a su propio apodo de escritor.

Dirigió la “Gaceta del Gobierno” en 1825. Entres sus obras críticas destacan “El Periquillo Sarniento” (1816 y 1830-1831) y “La Quijotita y su prima” (1818). En “Noches tristes y día alegre” (1818) brota el romanticismo mexicano.

Su obra, múltiple y plural, es tanto literaria como periodística, poética, sociológica o política.

Noches tristes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here