El Salón de Exposiciones del antiguo Ayuntamiento de Órgiva acoge hasta el próximo día 5 de enero una interesante exposición fotográfica itinerante denominada La montaña habitada a cargo de Ramón Sánchez Arana (1928-2004). En ella se recogen los valores paisajísticos, humanos, y tradiciones de La Alpujarra, retratados por este artista, natural de la localidad de Bérchules, desde los años cuarenta del pasado siglo. Una exposición que ha sido posible gracias a la cesión por parte de la familia del fotógrafo, de todo su archivo fotográfico, y que se lleva a cabo de forma conjunta con UNESCO Alpujarra y el Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada.

En la Muestra I

La muestra se inauguró ayer y el presidente del Centro Unesco Andalucía, Ángel Bañuelos, señaló que la hermana del artista, María Sánchez Arana, en representación de la familia, nos cedió su fondo fotográfico y que solo de la comarca tenía 4.000 negativos que se han digitalizado y de las que descubrimos un legado impresionante que decidimos darlo a conocer. Se trata de una muestra que refleja la esencia de la vida de La Alpujarra, algunas escenas que incluso todavía se pueden ver”.

 

Por su parte, el director del Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada, Javier Sánchez, subrayó “el talento y la sensibilidad del autor en los años 60, un artista adelantado a su época por su manera de entender y sus dotes artísticas que nos ha permitido guardar estas imágenes reflejando personajes, tradiciones, paisajes y pueblos. Una muestra que refleja la magia y el encanto del entorno del parque”.

 

Y la alcaldesa de Órgiva, María Ángeles Blanco, destacó que “estamos, sin duda, ante una valiosísima muestra fotográfica que plasma el sentir de nuestros pueblos y la belleza de su entorno en un tiempo que nos hace recordar el pasado con añoranza. Una muestra de la que estamos seguros se va a convertir en un atractivo más de la comarca para todos los vecinos y visitantes”.

 

Ramón Sánchez Arana (Bérchules, 1928) captó con su cámara la belleza de los paisajes y las tradiciones de la Alpujarra de aquellos años. Estudia magisterio en Granada y ejerce como maestro en Bérchules, Lobres y Motril, profesión que compaginó durante veinte años con el estudio de fotografía ubicado en la calle Trinidad de Granada. Amó su tierra, La Alpujarra, y este sentimiento lo dejó plasmado en su otra pasión, la fotografía.

 

En la década de los sesenta expone en el Ateneo de Madrid sus fotografías de La Alpujarra. Sus imágenes ilustran libros como “Sierra Nevada” (1971) y “Sierra Nevada y La Alpujarra” (1985), obras colectivas dirigidas por el jesuita Manuel Ferrer Muñoz; “España desconocida. La Alpujarra: Rincón misterioso” (1967), de Harold López Méndez; o “La Alpujarra, Guía para viajar y conocer” (1993), de Miguel Carrascosa Salas.

 

Tras varios años de postración a causa de una hemiplejia, que cortó su permanente deseo de mirar, descubrir y plasmar con su cámara el espectáculo incesante de la vida, muere en Motril en junio de 2004. Como alpujarreño y amante de la montaña, Ramón Sánchez Arana captó con su cámara la belleza de las cumbres de Sierra Nevada, los pueblos y calles de La Alpujarra, las labores de trilla, los juegos infantiles, la escuela, los oficios perdidos; en definitiva, la vida y el paisaje de una gran montaña habitada: La Alpujarra y Sierra Nevada.

 

La muestra ya ha recorrido las localidades alpujarreñas de Cádiar, Bérchules, Alpujarra de la Sierra, Cáñar, Trevélez, Bayarcal, y tras permanecer expuesta hasta el próximo 5 de enero en Órgiva, la muestra seguirá recorriendo los municipios de La Alpujarra y que también pretenden llevarla a la capital granadina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here