El Palacio de los Condes de Gabia acoge esta Navidad, tras la repercusión y el éxito de público obtenido el año pasado con la muestra ‘Et in terra pax’, una magna exposición bajo el título ‘Meditaciones sobre un Infante. El Niño Jesús en el Barroco granadino’, que podrá visitarse hasta el próximo 27 de febrero. El presidente de la Diputación Provincial de Granada, Sebastián Pérez, ha inaugurado la exposición con una invitación a “todas las familias y mujeres y hombres de nuestra provincia” a visitarla pues “difícilmente se van a poder ver juntas en otra ocasión” estas joyas escultóricas de entre los siglos XVII y XVIII que recrean la infancia de Jesús y que en buena parte proceden de conventos, claustros y colecciones privadas.

 

Son obras de arte como el lienzo Virgen del Rosario de Pedro Atanasio Bocanegra o las tallas de San Antonio de Padua de Alonso Cano y el Niño de San Cayetano de Torcuato Ruiz del Peral que el visitante puede ya admirar en el Palacio de los Condes de Gabia. La muestra reúne cuarenta obras y una veintena de autores, entre ellos Alonso Cano, Alonso y Pedro de Mena, José de Mora, Sánchez Cotán o La Roldana.

meditaciones infante_inaugura

“Granada es un tesoro de patrimonio artístico, histórico y cultural”, ha señalado Sebastián Pérez en la inauguración de esta exposición “de primera magnitud en Andalucía y en toda España” de la cual ha recalcado que se ha articulado “en estrecha colaboración con las diócesis de Granada y de Guadix” gracias al esfuerzo de la delegación de Cultura de la Diputación Provincial, con su diputado delegado, José Antonio González Alcalá, al frente, y el comisario de la exposición, Ceferino Navarro, también presentes en el acto de ayer el cual fue clausurado con la actuación del grupo lírico San Ildefonso.

 

Sebastián Pérez se ha congratulado de la posibilidad que abre la Diputación de Granada a la provincia de “disfrutar de este Barroco granadino en un tiempo de Navidad” con lo que ello significa de “meditación en torno a la figura del Niño Dios, el epicentro del Cristianismo en nuestra tierra”.

 

Como introducción a la exposición cuatro piezas aparecen frente al espectador. Cuatro obras de una belleza extraordinaria en la misma línea temática que el corpus general de la muestra, pero hechas fuera de los talleres o estudios granadinos. Obras procedentes de Italia, Madrid o Sevilla, extramuros de Granada, pero de tan exquisita factura que hubiera sido desafortunado dejarlas fuera de esta exhibición. Se trata de la Virgen con Niño dormido del pintor italiano Giovanni Battista Salvi, más conocido como Il Sassoferrato, la Virgen nazarena y la Virgen de leche de la escultora Luisa Roldán La Roldana y la Sagrada Familia del también imaginero sevillano Domingo Martínez.

 

Superado este brillante prólogo, la muestra se estructura en tres aparatados: el primero, dedicado a la imagen de Cristo Infante como único protagonista; el segundo, sobre la representación de su figura acompañado de la Virgen María, San José y los Santos y por último, un capítulo especial sobre representaciones pictóricas de la Virgen con el Niño de la escuela barroca granadina. En total son cuarenta obras y cerca de una veintena de autores, entre ellos, Alonso Cano, Alonso y Pedro de Mena, José de Mora, Sánchez Cotán, Pedro Bocanegra o Ruiz del Peral.

 

El diputado provincial de Cultura, José Antonio González Alcalá, ha destacado durante la inauguración que “va a ser un lujo conocer todas estas piezas” para “todos los granadinos y cuantos nos visiten” que podrán contemplar “estas joyas del Barroco español y de nuestra imaginería” algunas de las cuales han estado hasta la fecha en “conventos y claustros solamente recogidas para devoción y disfrute de pequeños grupos de personas”.

 

Una gran parte de las obras expuestas son donaciones de familias adineradas de los siglos XVII y XVIII, encargadas a notables imagineros granadinos, que eran entregadas como dote para el ingreso de sus hijas novicias en los conventos. Ahora están “a la disposición de todos en el Palacio de los Condes de Gabia” como ha recalcado González Alcalá.

 

‘Meditaciones sobre un infante’ no es una muestra que tenga un único y rígido hilo conductor, no se detiene en la elaboración de un corpus hermético cronológico, más bien pretende ser una exposición abierta. En opinión del comisario de la muestra, el conocido galerista Ceferino Navarro, se trata de “un trabajo para los sentidos” que intenta alcanzar la alta calidad de la exposición precedente (Et in terra pax) y cuya única máxima es “sentir, solo sentir” como reza una de las frases que se encuentra el visitante al acceder a la exposición. La idea es “llegar hasta donde cada uno quiera llegar”, ha señalado Ceferino Navarro en relación con los aspectos relativos al arte, “del alma, o al histórico” que aborda este recorrido por la figura de Cristo niño.

 

La exposición ‘Meditaciones sobre un infante’, organizada por la delegación de Cultura de la Diputación de Granada, ha sido posible gracias a la estrecha colaboración con el Arzobispado de Granada, el Obispado de Guadix, el Archivo Museo Casa de los Pisa, la Fundación Rodríguez Acosta además de un buen número de monasterios y conventos de la ciudad de Granada y su provincia. El horario de la muestra, hasta el próximo 27 de febrero de 2013, es, de lunes a viernes de 18 a 21 horas, los sábados de 11 a 14 h. y de 18 a 21 horas y los domingos y festivos de 11 a 21 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here