El segundo de los conciertos del paquete principal del XXXIII Festival de Jazz de Granada ofreció un inusual dueto, de teclados y trompeta, pero con todo tipo de tratamientos electrónicos, que terminó levantando al público de sus asientos tras dos horas de trabajo por parte del pianista cubano Omar Sosa y el italiano Paolo Fresu.

La certera colaboración entre el trompetista de Cerdeña y el polifacético músico cubano ha dado un primer fruto, el disco ‘Alma’, pero que en directo se redimensiona en un entono pausado, íntimo y reflexivo dentro de una marco sonoro imposible de clasificar: se ha dicho que es free-jazz-fusión, pero en realidad se trata de una suite infinita de con una sonoridad muy emotiva, y con tal potencia evocadora que pudiera ser perfectamente una banda sonora.

Con varias nominaciones a los Grammy, Omar Sosa es uno de los artistas más versátiles y carismáticos del panorama actual. Su música, urbana, fresca y original, es una visión única del jazz afro-cubano.

Por su arte Paolo Fresu ha actuado, en los últimos treinta años, por todo el mundo junto a los más grandes nombres de la música afro-americana. El sonido de su trompeta es uno de los más personales en la escena jazz contemporánea.

Ambos se han encontrado en Granada en una noche de sincronía absoluta y entendimiento tan perfecto que ellos mismo se sorprendían de las fluidez, fecundidad y exactitud de su diálogo, el publico más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here