Técnicos del museo explicarán durante las sesiones de “El Cielo en el Planetario” cómo observar estos días la “lluvia de estrellas”

El cielo de esta semana ofrece uno de los fenómenos astronómicos más interesantes del verano y de gran atractivo para todos los públicos: la observación de las Perseidas o “Lágrimas de San Lorenzo”. Se trata de una alta concentración de meteoros que entrarán en contacto con la atmósfera terrestre y que se prevé que tenga su mejor momento de observación la noche del 12 al 13 de agosto. Para explicar cómo observarlos, el Planetario del Parque de las Ciencias ofrece a los visitantes durante estos días breves sesiones explicativas en vivo dentro de su programa ‘El Cielo en el Planetario’.

El fenómeno de las Perseidas cuenta con una Tasa Horaria Zenital (THZ) de 100, que indica el número máximo de meteoros que pueden llegar a verse en una hora con las condiciones adecuadas de posición y luminosidad, lo que la convierte en una de las mayores lluvias del año. Si bien se conoce popularmente como “Lluvia de Estrellas”, las Perseidas son restos que se desprenden del cometa Swift-Tuttle, de 26 km de diámetro y una órbita de 135 años alrededor del Sol. Cada verano la Tierra se cruza en la órbita de este cometa y se encuentra con las partículas que se han desprendido de la cola del progenitor. Al entrar en la atmósfera terrestre brillan como si fuesen una estrella y dejan una estela durante un breve periodo de tiempo, por eso este fenómeno recibe el nombre de “estrella fugaz”.

Para elegir el mejor lugar de observación es conveniente alejarse de zonas con contaminación lumínica y no tener objetos que dificulten la observación del cielo amplio, como edificios, montañas o árboles.

Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo

La denominación de Perseidas se debe a que la zona de la que parecen venir los meteoros es la constelación de Perseo. Y el sobrenombre de las “Lágrimas de San Lorenzo” proviene de la Edad Media: Como la lluvia se produce en el entorno del 10 de agosto, día de San Lorenzo, se asociaron las estrellas fugaces a las lágrimas que derramó el santo al ser quemado en la hoguera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here