Un grupo de profesores de la Universidad de Sevilla han realizado una investigación sobre “Calidad Relacional, Inmersión Digital y Bienestar Social desde una Perspectiva de Género” para estudiar el impacto de los programas y medidas sobre inclusión y accesibilidad digital liderados por la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Este trabajo, en el que han participado los profesores Mª Ángeles Rebollo, Rafael García-Pérez y Manuel Jesús Sánchez-Franco, se ha presentado este lunes fruto de la colaboración institucional entre la Universidad de Sevilla y la Diputación de Sevilla.

Los resultados obtenidos con este estudio permite conocer el nivel de inclusión digital alcanzado por las mujeres y la práctica de uso de las redes sociales virtuales, así como reconocer los impactos y beneficios que les ha reportado a ellas directamente y a sus comunidades de referencia. Paralelamente estos datos permiten concluir el impacto positivo de las políticas puestas en marcha en cuanto a accesibilidad y usos funcionales de las redes, pero se observa la persistencia de la brecha generacional y la necesidad de continuar apostando por políticas para potenciar usos rutinarios e intencionados de las tecnologías digitales, uso de dispositivos móviles más personalizados y fomentar estrategias de formación basadas en redes intergeneracionales para reducir las desigualdades derivadas de la edad.

En  este  sentido,  la investigación  estudia  diferentes  aspectos  encaminados  al  diseño  de  servicios  sociales online  que  faciliten  la  inclusión  y  la  accesibilidad  y  permitan  cubrir  las  necesidades cognitivas y emocionales, adaptarse a las cualidades de las mujeres rurales y mejorar su alfabetización  digital,  es  decir,  comunicarse  y  mantenerse  al  día  con  las  tendencias sociales.

Las redes sociales virtuales actúan como un elemento de conexión entre la mujer y una estructura social más amplia siendo “estar comunicada con su entorno” el motivo principal de su uso. Las redes sociales son un instrumento idóneo a  través  del  cual se  gestiona  el  apoyo  social y suponen,  por  un  lado, una  oportunidad  para  las  mujeres  rurales,  ofreciendo  claros  beneficios  individuales  y sociales. Por otro lado, la inclusión de las redes sociales en el entorno cotidiano de las mujeres rurales las conecta emocionalmente más allá de una funcionalidad básica o mero  intercambio  de  datos,  información  y  conocimiento, según recoge el estudio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here