El investigador y profesor de Tecnología Óptica en la US Juan José Conejero ha patentado un procedimiento que permite medir el pasillo de progresión real de pacientes con presbicia para fabricar lentes progresivas individualizadas y ajustadas a esta medida. El procedimiento patentado consiste en calcular matemáticamente este parámetro realizando varias fotografías frontales y laterales mientras se sostiene un optotipo calibrado.

“Hasta ahora la fabricación de estas lentes se ha realizado de forma estandarizada para pasillos cortos o largos en función de la distancia entre la pupila y el aro inferior de la montura sin tener en cuenta la medida exacta del pasillo de progresión real de cada usuario. Tener en cuenta este parámetro es sin embargo muy importante ya que no todos los présbitas se dedican a lo mismo y miran de la misma forma” indica el investigador.

La longitud real de progresión viene caracterizada por la distancia entre la línea prioritaria de la mirada en visión cercana respecto a la de visión lejana. Esta longitud está determinada por un ángulo que es diferente en cada persona y uso. También por la distancia y altura a la que el paciente se coloque de forma natural por ejemplo un libro o una partitura.

El procedimiento patentado consiste en calcular matemáticamente este parámetro realizando varias fotografías frontales y laterales mientras se sostiene un optotipo calibrado. Estas imágenes se incorporan a un programa informático sobre el que se trazan vectores que al aplicar una determinada fórmula permiten obtener la medida exacta del pasillo de progresión de cada paciente. Esta medida es la que se envía al fabricante junto al resto de parámetros para conseguir una adaptación a las gafas más satisfactoria.

La patente surge a raíz de las conclusiones obtenidas en un estudio realizado por el propio investigador y su equipo de General Óptica sobre la inadaptación de lentes progresivas, en el que se reveló que el 70% de los rechazos a este tipo de lentes son provocados por la diferencia entre el pasillo fabricado en la lente progresiva y el pasillo real de progresión del usuario, dando lugar a  incomodidad en visión intermedia y cerca en el uso habitual de las gafas.

El procedimiento patentado forma parte de un proyecto a largo plazo en el que se pretenden integrar los cálculos del pasillo de progresión real a una aplicación informática para que cualquier óptica pueda realizarlos de forma automática, facilitando la fabricación de lentes progresivas personalizadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here