Un equipo internacional liderado por los profesores de la Universidad de Concepción Gustavo Lima y Guilherme Xavier, el catedrático de la Universidad de Sevilla Adán Cabello y el profesor de la Universidad “La Sapienza” de Roma Paolo Mataloni acaba de demostrar  que el entrelazamiento cuántico puede garantizar la privacidad de las comunicaciones a través de fibras ópticas. Además, han definido cómo distribuir entrelazamiento energía-tiempo entre un emisor y un receptor a través de más de 1 km de fibra óptica.

El hallazgo se publica esta semana en la revista Nature Communications y está basado en una propuesta teórica publicada hace cuatro años y que, hasta hoy, se pensaba que era irrealizable. El experimento se ha llevado a cabo en la Universidad de Concepción (Chile) auspiciado por un ambicioso programa de investigación en óptica cuántica.

“Este resultado supone un avance muy importante en la consecución de comunicaciones seguras y muestra otra de las aplicaciones que las tecnologías cuánticas van a tener en un futuro próximo”, afirma Adán Cabello quien añade que después de que Edward Snowden filtrase la existencia del programa secreto de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA, en su acrónimo en inglés), “uno podría preguntarse por qué es tan difícil garantizar la privacidad de las comunicaciones online”.

Desde una perspectiva puramente teórica, no hay ningún problema. En la última década, los físicos han demostrado que las comunicaciones totalmente seguras son posibles. Ni la NSA ni ningún espía, por avanzado tecnológicamente que esté, pueden violar las leyes de la física. Y una de ellas es que es imposible transmitir información a mayor velocidad que la de la luz. Y eso es precisamente lo que la NSA necesitaría para poder espiar los sistemas de comunicación basados en entrelazamiento cuántico, según explican estos investigadores.

“El problema es práctico: No es tecnológicamente fácil distribuir entrelazamiento cuántico entre un emisor y un receptor que estén muy alejados. Más difícil aún es hacerlo si uno de ellos no está en la línea de visión del otro y si la comunicación se hace a través de fibras ópticas como las que se usan en los sistemas actuales de comunicación. En este caso, la mejor forma de distribuir entrelazamiento cuántico es usar un tipo particular de entrelazamiento que se conoce como entrelazamiento energía-tiempo. La pega es que todos los experimentos de este tipo realizados en los últimos 14 años tenían un problema inherente que podía ser aprovechado para espiar las comunicaciones”. Problema, que afirma Adán Cabello ha sido solucionado en este trabajo.

Enlace al artículo publicado en Nature Communications: http://www.nature.com/ncomms/2013/131129/ncomms3871/full/ncomms3871.html

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here