3/06/2013

El equipo multidisciplinar de MEDSEA

El equipo multidisciplinar de MEDSEA

Un equipo de investigadores del proyecto Acidificación del Océano en un Clima Cambiante (MEDSEA, por sus siglas en inglés) acaba de regresar de un crucero científico para sondear cuáles son las condiciones del mar Mediterráneo en cuanto a concentraciones de CO2, así como detectar otros impactos antropogénicos en el océano, como la distribución de microplásticos. Coordinado por Patrizia Ziveri, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), el equipo de 60 científicos ha recogido muestras de agua tanto superficiales como profundas para analizar la concentración de CO2 y otros compuestos químicos en el agua, y su impacto sobre determinados organismos y sobre los procesos biogeoquímicos. El Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA-CSIC), el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC), la Universidad de Cádiz, el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el programa internacional GEOTRACES y varios socios de MEDSEA han colaborado en este proyecto, que ha sido cofinanciado por el 7º Programa Marco de la Unión Europea y el Ministerio de Economía y Competitividad.

El muestreo ha incluido colectores de aerosolesrecolectores de plancton y sistemas para obtener muestras detalladas de columnas de agua y de sedimentos, así como para el análisis de isótopos radioactivos naturales y artificiales y elementos traza (presentes en cantidades muy pequeñas) disueltos en el agua del mar. Cuatro robots marinos con sensores han sido lanzados en varios puntos del Mediterráneo para continuar con las observaciones de los parámetros marinos (temperatura, nutrientes, salinidad, clorofila, etc.) durante los próximos meses.

Los investigadores han detectado la presencia extensiva de pequeños residuos plásticos flotando en alta mar. Al ser la primera vez que se realiza un sondeo de este tipo en toda la cuenca Mediterránea, el resultado ha sorprendido a los científicos, que han hallado micro-plásticos de forma generalizada en zonas muy alejadas de la costa.

 

Otro de los resultados del crucero ha sido la observación de grandes concentraciones de medusas en alta mar. El equipo del Instituto de Ciencias del Mar, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), realizó muestreos de medusas con diferentes metodologías para estudiar su distribución. En la cuenca oeste los investigadores han encontrado grandes cantidades de las especies Pelagia noctiluca (medusa luminiscente o clavel) y Velella velella (vela de mar o vela púrpura). Los datos obtenidos permitirán avanzar en las causas de estas concentraciones y determinar así si son de origen antropogénico. Actualmente la literatura científica cita como causas más probables la ausencia de depredadores debido a la sobrepesca y el aumento de la temperatura media del mar. Sin embargo, hacen falta estudios como el llevado a cabo por MEDSEA que confirmen estas suposiciones.

 

El objetivo del proyecto es realizar una prospección de los cambios químicos, climáticos y biológicos que tienen lugar en el Mediterráneo debido al aumento del dióxido de carbono, con especial atención al impacto de la acidificación sobre los organismos marinos, y estudiar también las consecuencias socioeconómicas de estos cambios. Las investigaciones están siendo interdisciplinares, con la participación de químicos, biólogos, ecólogos y economistas, y podrán proporcionar nuevos datos sobre las respuestas de los ecosistemas marinos mediterráneos a la acidificación, así como un mapa de las zonas más vulnerables. Los resultados ayudarán a mejorar los modelos oceanográficos actuales y permitirán desarrollar estrategias políticas regionales para mitigar su efecto.

 

La acidificación del océano

La actual disminución del pH del océano por las emisiones de CO2 de origen humano, debido al uso de combustibles fósiles y la producción de cemento, es lo que se conoce como acidificación. MEDSEA supone el primer esfuerzo conjunto para estudiar el impacto de este fenómeno y del cambio climático en los ecosistemas mediterráneos, algo fundamental para las condiciones sociales y económicas de los millones de personas que viven en sus costas y que visitan la región.

En los últimos años el tema de la acidificación del océano ha escalado posiciones en las agendas políticas, económicas y sociales y su estudio es especialmente pertinente cuando se investiga en combinación con otras presiones sobre el medio ambiente marino, como la temperatura, la sobrepesca, las especies invasivas y la desoxigenación. Además, el Mediterráneo es de especial interés para investigar la acidificación debido a que es un mar complejo, semi-cerrado y con una alta variabilidad medioambiental.


El buque oceanográfico Ángeles AlvarinoEl crucero oceanográfico se lleva a cabo a bordo del buque científico Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceanografía (IEO), en colaboración con la Unidad de Ecología Marina UTM-CSIC. La posición del crucero Ángeles Alvariño se puede seguir en tiempo real en la web de tráfico marino http://www.marinetraffic.com/ais/es/default.aspx introduciendo el nombre del buque. El barco ha finalizado un crucero de dos etapas iniciado el pasado 2 de mayo de Cádiz a Heraklion (Creta) y de vuelta hacia Barcelona. Esta misma tarde ha partido de regreso hacia Cádiz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí