18/12/2012

Fuente: Universidad de Granada

De izquierda a derecha, Pablo Vallejo, Pablo Santos, María del Mar Sánchez, Juan Carlos Sierra y Reina Granados

De izquierda a derecha, Pablo Vallejo, Pablo Santos, María del Mar Sánchez, Juan Carlos Sierra y Reina Granados

Investigadores de la Universidad de Granada y la Universidad Santo Tomás de Colombia han descubierto que el consumo de drogas empeora el funcionamiento sexual de los varones, incluso después de años de abstinencia, contradiciendo otros estudios previos que  aseguraban que, a las tres semanas de abandonar el consumo, el funcionamiento sexual volvería espontáneamente a su nivel normal.

Se trata de un artículo publicado en la prestigiosa revista estadounidense Journal of Sexual Medicine, la revista oficial de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, por los científicos Pablo Vallejo Medina, profesor de la Universidad Santo Tomás de Colombia, y Juan Carlos Sierra Freire, de la Universidad de Granada.

En esta investigación se evaluó el funcionamiento sexual de un total de 905 varones, de los que 550 estaban diagnosticados de dependencia de siete sustancias de consumo preferente: alcohol, cocaína, cocaína y alcohol, heroína, marihuana y speedball (heroína+cocaína). Los 356 varones restantes, que no consumían sustancias, actuaron como grupo control.

Evaluación de cuatro áreas

Los investigadores estudiaron y evaluaron cuatro áreas del funcionamiento sexual: deseo sexual, satisfacción sexual, excitación sexual y orgasmo. Su trabajo demostró que todas ellas se encontraban significativa y moderadamente más perjudicadas en el grupo consumidor de drogas que en el de aquellos sujetos que no consumían.

Además, comprobaron cómo las distintas sustancias afectan de forma diferencial a diferentes facetas de la sexualidad. Por ejemplo, el placer sexual se observa más perjudicado en los consumidores de speedball, seguido de cerca por los consumidores de cocaína. El deseo sexual es el área del funcionamiento sexual menos perjudicada, y los consumidores de cocaína tienen un deseo sexual muy elevado en fases agudas de consumo.

Con respecto a la excitación (capacidad eréctil), el alcohol es la droga que parece perjudicar más esta faceta. El trabajo realizado en la UGR revela por primera vez que este perjuicio se extiende, incluso, en antiguos consumidores de alcohol que llevan en abstinencia grandes periodos de tiempo. Por último el orgasmo se ve más perjudicado en consumidores de heroína seguidos -al mismo nivel- por los consumidores de cocaína, alcohol y speedball.

Este artículo ha sido realizado gracias a la participación desinteresada de nueve instituciones de rehabilitación de drogodependientes españolas: Asociación Ciudadana de Lucha contra la Droga  (A Coruña), Centro de Atención a las Drogodependencias de Arganzuela (Madrid), Centro de Atención a las Drogodependencias de San Blas (Madrid), Institut de Neuropsiquiatria i Addiccions del Parc de Salut Mar-Hospital del Mar (Barcelona), Fundación  Noray-Proyecto  Hombre  Alicante  (Alicante), Unidad Municipal de Atención a Drogodependientes  (Santiago de  Compostela), Proxecto Home Galicia (Galicia), Proyecto Hombre Granada (Granada), y el “Cortijo Buenos Aires” (Granada).

Contacto:

Pablo Vallejo Medina

Universidad Santo Tomás de Colombia / Dpto. Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada

Tlf.: 626236700 / 965927092.  Correo e. pvallejo@ugr.es

Juan Carlos Sierra Freire

Dpto. de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico.
Tlf.: 958 243 750 / 958 244 251. Correo e. jcsierra@ugr.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here