GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha solicitado el sobreseimiento de la causa que se sigue contra el matrimonio que fue detenido por su presunta implicación en la muerte del niño de seis años que el pasado 27 de abril se precipitó al vacío desde un edificio del barrio granadino de Almanjáyar, mientras supuestamente jugaba en la casa de los sospechosos, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio Público, que atribuye lo ocurrido a un «accidente».
El caso, del que se encarga el Juzgado de Instrucción 3 de Granada, se está tramitando como un procedimiento del jurado y este martes se celebró al comparecencia que establece la Ley del Tribunal del Jurado para informar de los cargos que se le imputan a la pareja, de iniciales M.A.G. y J.M.M., que vivía en el mismo edificio que los padres del menor.
Fue durante la comparecencia, según avanza este miércoles el diario «Granada Hoy», cuando el Ministerio Público pidió el archivo de las actuaciones al entender que no existen pruebas de la participación de los arrestados en la muerte del menor y que todo apunta a que «fue un accidente», petición a la que también se sumó la defensa de los inculpados. Por otra parte, la familia del niño –que ejerce de acusación particular– imputó a los dos un posible delito de asesinato con alevosía y pidió la práctica de nuevas diligencias.
Sobre este caso existen además unas diligencias preliminares en la Fiscalía de Menores, por la presunta participación de una menor, la hija de los detenidos, que aseguró en su día que estaba jugando con el niño cuando éste cayó por la ventana.
Tras la comparecencia de los detenidos, la jueza encargada del caso, Aurora María Fernández, tendrá que dictar una auto de archivo o continuar con la investigación, de manera que finalmente sería un jurado quien enjuiciara a la pareja, que se encuentra en situación de libertad provisional.
El cuerpo sin vida del menor fue encontrado en la madrugada del 27 de abril en la parte posterior del edificio de Granada capital en el que vivía con sus padres, en el número 13 de la calle Molino Nuevo, donde, según las investigaciones, se había precipitado desde un tercer piso, desde la vivienda de sus vecinos, los arrestados, él de 54 años y ella de 36.
Al ser detenido, el matrimonio sostuvo en todo momento que no se encontraba en su domicilio cuando el niño cayó por la ventana, y que era su hija, de unos doce años, la que había estado jugando con el menor. La niña se había fugado unos 20 días antes del centro de menores de la Junta de Andalucía en el que estaba ingresada, tras lo que la Fiscalía de Menores dispuso que regresara y que se investigara acerca de su posible participación en la muerte del pequeño Alejandro.
La autopsia practicada al cadáver determinó que el niño murió a causa de la caída sufrida desde el inmueble, que le provocó un «traumatismo craneoencefálico y una hemorragia cerebral». El documento confirmaba que «estaba vivo antes» de precipitarse al vacío, aunque aún queda por determinar si cayó por accidente o fue arrojado de forma intencionada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí