GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)
El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona Jordi Suriñach, que elaboró en 2003 un estudio sobre el impacto económico de la Alhambra en Granada, ha considerado este martes que un futuro ascensor desde la ciudad al monumento nazarí, tal y como propone el Ayuntamiento de Granada, tendría «muchos costes», tanto económicos como medioambientales, para unos «beneficios marginales».
Suriñach, que ha participado en las «Jornadas sobre Conservación y Gestión Cultural en Monumentos, Paisajes y Sitios Patrimonio Mundial» que se celebran desde este lunes en el Palacio de Carlos V, ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que la construcción de una conexión mecánica «debería ser analizada detenidamente».
De hecho, ha recordado que ya existen buenas comunicaciones al monumento nazarí, no sólo en taxi o en autobús, sino también a pie, por lo que un posible ascensor «que podría reducir quizá el trayecto en cinco minutos» quizá «no tendría grandes beneficios». Además, en su opinión, el visitante de la Alhambra tiene un nivel académico «medio-alto», con lo que normalmente planea su viaje incluyendo también la ciudad de Granada.
Asimismo, ha considerado que el monumento ya genera un importante impacto en la economía de la ciudad, como reveló en su día la investigación realizada al respecto, que cifró los efectos de la facturación de la Alhambra en 450 millones de euros al año, es decir, más de un millón de euros al día, y en 5.800 los empleos asociados.
Según ha destacado, no sólo genera un impacto económico directo –en hostelería, restauración o comercio–, sino que su imagen, que aporta a Granada una clara vinculación con la cultura, produce otros tipos de beneficios «intangibles», como que la ciudad se elija como destino por los estudiantes extranjeros, o para la celebración de determinadas actividades, como congresos internacionales.
Suriñach cree que el impacto de la Alhambra «no es comparable» al de otros monumentos en distintas ciudades españolas si bien ha recordado que, por ejemplo, un estudio que se realizó en 2004 sobre el Guggenheim y Bilbao –elaborado por otro equipo de investigadores– cifraba el impacto del museo en unos 150 millones anuales, muy inferiores a los 450 del monumento granadino.
Sobre el asunto del ascensor se ha vuelto a pronunciar este martes el alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), que ha reiterado la necesidad de una «solución técnica» a un «problema» ya que hay más de 1,8 millones de turistas que sólo se limitan a visitar el conjunto monumental sin pasar por la ciudad. «Tenemos que hacer todo lo posible, sin agredir al monumento, para lograr que pasen por Granada, que compren en las tiendas, consuman en los bares y pernocten en los hoteles», ha mantenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí