GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de imputado no detenido al propietario de una grúa granadina como presunto autor de un delito continuado de hurto por haber sustraído en las provincias de Granada y Jaén vehículos que posteriormente acabaron en un desguace para su destrucción.
La Guardia Civil de Granada ha descubierto que el imputado ha entregado cientos de coches a lo largo de estos tres últimos años en cuatro desguaces granadinos, según él mismo ha reconocido posteriormente.
De estos cientos de vehículos la Guardia Civil se ha centrado en la investigación de 80, 76 de los cuales supuestamente han sido destruidos sin que hayan sido dados de baja administrativa definitiva, informa en un comunicado el Instituto Armado.
De hecho, entre estos 80 vehículos investigados había siete cuya sustracción había sido denunciada ante la Guardia Civil o el Cuerpo Nacional de Policía, y los agentes que llevan a cabo la investigación han comprobado que realmente habían sido retirados por la grúa del imputado. De estos siete vehículos, han sido recuperados tres, mientras que los otros cuatro fueron supuestamente destruidos.
El propietario de la grúa ganaba entre 100 y 150 euros por cada coche que le pagaban cuando los entregaba en los cuatro desguaces granadinos a los que acudía el imputado.
Esta operación la ha llevado a cabo el equipo de investigación del Seprona de la Guardia Civil de Granada. Comenzó a gestarse en el mes de julio de 2010 después de que los agentes investigaran la aparición de un vehículo con placas de matrícula falsas y supieran que alguien se había puesto en contacto con el propietario de un vehículo, el que portaba las placas originales, para gestionar su baja y éste le dijera que su coche estaba en el garaje y que, por lo tanto, el coche del que le hablaban no era el suyo.
Las pesquisas por estas placas de matrícula falsas ha permitido a los agentes descubrir que el imputado recorría diariamente la provincia de Granada con su grúa, fundamentalmente el área metropolitana granadina, y también pueblos limítrofes de la provincia de Jaén. En este lugares retiraba en su grúa cualquier coche estacionado en la calle que a él le diera la impresión de que pudiera estar abandonado y, sin autorización alguna, los llevaba hasta un desguace para su destrucción, cobrando cuando los entregaba.
UNIFORMADO Y CONTRATADO
El imputado utilizaba como uniforme de trabajo uno muy similar al que utilizan las policías locales, con la inscripción «Grúa Municipal», por lo que no levantaba sospechas en aquellos vecinos que lo veían cargar los vehículos en su grúa.
De hecho, algunos ayuntamientos granadinos y jiennenses, creyendo que la empresa gestionada por el imputado era legal, han contratado al imputado en algunas ocasiones para que retirase vehículos de la calle y se los llevase al depósito que decía poseer en tanto finalizaban el expediente por el abandono de estos coches en vía urbana.
Esta apariencia de legalidad se deriva de que el imputado había impreso en sus albaranes y en su publicidad los logotipos oficiales de la Junta de Andalucía y de la Dirección General de Tráfico sin estar autorizado para ello; también llevaba impreso en dichos albaranes un número de Gestor de residuos que no le pertenece; y que operaba con un uniforme parecido al de la Policía Local con el anagrama «Grúa Municipal».
Por último, la Guardia Civil ha constatado que el camión grúa del imputado no cuenta con la preceptiva tarjeta de transportes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí