GRANADA, 10 (EUROPA PRESS)
El equipo de gobierno de la Diputación, del PP, ha puesto de manifiesto este jueves que el actual alcalde socialista de Padul (Granada), Manuel Alarcón, percibía un sueldo anual de casi 60.000 euros de la institución provincial, donde ocupaba la jefatura de servicio de Deportes, «sin que acudiera a su puesto de trabajo diariamente».
El diputado provincial de Deportes, Francisco Rodríguez, ha explicado en rueda de prensa que, según consta en el control de los movimientos de entrada y salida, y como además han «corroborado» trabajadores del área de Deportes, hubo semanas en las que Alarcón pasaba en su puesto de trabajo 40 ó 20 minutos durante todo un mes. «Una auténtica tomadura de pelo. Primero fueron las dietas, las facturas duplicadas de Mercamed y ahora esto, que a un alcalde socialista le paguen un sueldo por quedarse en su casa, por el mero hecho de ser del PSOE», ha recalcado.
Como jefe de servicio de Deportes, Manuel Alarcón tutelaba todos los eventos deportivos que se realizaban en la provincia de Granada, como son los juegos provinciales o el gran premio de fondo. «¿Cómo podía Alarcón ocupar su puesto de servicio, con 30 personas a su cargo y ser responsable de todos los eventos deportivos, si no aparecía por su puesto de trabajo? Pues muy sencillo, porque el jefe es el jefe y cobra como tal. Durante años, recibió 60.000 euros anuales por quedarse en su pueblo haciendo política socialista», ha reclamado Francisco Rodríguez.
El actual diputado de Deportes ha considerado «poco ético y una grave falta de respeto hacia sus compañeros del área, quienes asumieron el trabajo de la jefatura de servicio, sin cobrar ni de lejos un sueldo tan abultado».
Por su parte, el portavoz del equipo de Gobierno y diputado de Función Pública, José Torrente, ha asegurado que durante meses, Manuel Alarcón no fichó «ni un minuto» en su puesto de trabajo, incumpliendo el reglamento regulador del horario de trabajo, «por lo que debe dar las correspondientes explicaciones». «Que explique por qué en el mes de febrero de este año faltó 25 días a su puesto de trabajo; en el mes de marzo, 31; en abril, 29 días; en mayo, 31 días; en junio, 30 días; en julio 4 días y en agosto faltó todo el mes».
El pasado 25 de octubre, el área de Función Pública remitió una solicitud al alcalde de Padul pidiendo que alegue «por qué faltó a un puesto de trabajo por el que sí cobró». «Su respuesta ha sido que tenía el consentimiento del diputado responsable de Deportes. ¿Qué consentimiento puede tener un diputado al vivir cobrando de la Diputación y trabajar para su partido?». No obstante, Función Pública ha incoado el correspondiente expediente informativo, cuyas conclusiones se darán a conocer a la opinión pública, a partir del cual se tomarán medidas en función del reglamento sancionador.
Torrente considera «curioso» que Manuel Alarcón siendo alcalde en el anterior mandato no necesitó solicitar servicios especiales, situación prevista en el estatuto básico del empleado público que permite dedicarse a la política reservando el puesto de trabajo. «Ellos preferían seguir cobrando de la Diputación, pero sin trabajar en la Diputación. Y eso ha tenido la anuencia de los distintos diputados de Recursos Humanos y del propio presidente de la Diputación. Ahí es donde está la falta de responsabilidad de unos dirigentes que han tenido tanto poder que no han escatimado ninguna posibilidad de intentar favorecer al partido, aunque perjudique los intereses de la provincia».
José Torrente ha remarcado que Manuel Alarcón «también estuvo bajo sospecha» cuando obtuvo una plaza de oposición «a medida» como técnico superior de Deportes en la que el tribunal «estaba compuesto por miembros que estaban bajo su disciplina laboral».
«Confirmamos que la Diputación se consideraba un cortijo del PSOE donde todo se podía manejar a discreción del interesado. El diputado de Recursos Humanos podía permitir que un trabajador, aunque fuera de libre designación, cobrara de la institución sin venir a trabajar. Es una vergúenza, una falta de respeto hacia el dinero de los granadinos. Porque, un señor, puede ser comunista, socialista, de derechas, de izquierdas, pero lo que no puede es faltar a su trabajo, y a su obligación, como hacen todos los granadinos que madrugan cada día. Y el señor Alarcón ha estado utilizando la Diputación exclusivamente para cobrar y el trabajo lo hacía para su partido en el municipio de Padul o en los de alrededor haciendo base para el PSOE», ha concluido el portavoz provincial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí