GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)
El pan artesanal de Alfacar (Granada), cuyo proceso de elaboración se realiza siguiendo las prácticas tradicionales, ha dado el salto a las redes sociales con la publicación de su propio perfil en Facebook, donde ya ha cosechado más de 1.100 amigos, según los datos consultados por Europa Press.
Este espacio digital se ha convertido en el tablón de anuncios del Gremio de Panaderos de Alfacar, que cuelgan todas las actividades, cursos y anuncios que afectan al sector. Además, las características de la página permite a los usuarios comentar las novedades y comunicarse con facilidad.
De este modo, un producto diario y sencillo como el pan tradicional de Alfacar ha conseguido un método económico y de gran alcance para difundir sus bondades entre todo tipo de personas, toda vez que no es necesario registrarse en la página para poder acceder a la mayor parte de sus contenidos.
La aparición en esta red social es totalmente complementaria con la página web del pan de Alfacar y gracias a la colaboración del Centro Guadalinfo del pueblo los empresarios asociados pueden recibir un curso de alfabetización informática para poder manejar estos espacios digitales, de modo que puedan acercarse a las nuevas generaciones.
Los ingredientes del «Pan de Alfacar» son sencillos y naturales. Se incorporan según criterios de calidad y se introducen con cantidades precisas, ya que se pesan todos.
Todo el proceso de elaboración se realiza en la zona de elaboración autorizada según las prácticas tradicionales, que se encuentran relacionadas con las condiciones ambientales de la zona: aguas de los manantiales de Alfacar, clima mediterráneo continental de montaña y micro ambiente influenciado por el Parque Natural de la Sierra de Huétor, según informa el sector panadero.
Tradicionalmente la fermentación tiene lugar en tablas de madera, siempre bajo las condiciones naturales de la sala del obrador y de los términos municipales de Alfacar y Víznar. El saber-hacer del panadero es la clave para adaptarse a las amplitudes térmicas e higrométricas muy cambiantes a lo largo de la jornada de trabajo y del año.
Los panaderos juegan con la ventilación natural del horno, con la temperatura en los distintos puntos del obrador y con el uso de «tendíos» que colocan en las tablas y de «lonas» de algodón para cubrir las piezas. Esta etapa es arte y experiencia. Por último, la masa se cuece en hornos de solera refractaria dentro de la zona de elaboración autorizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí