GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
La Asociación de Constructores y Promotores de Granada (ACP) ha acogido con «escepticismo» las partidas que la Consejería de obras Públicas ha anunciado que incluye en los presupuestos de la Junta de Andalucía para el Metro de Granada, que contemplan un aval de hasta 130 millones de euros para la infraestructura.
Los empresarios recuerdan en un comunicado que «se han destruido miles de puestos de trabajo, la ciudad está empantanada, y las empresas arruinadas», y, pese a que la consejera, Josefina Cruz Villalón anunció que todas las certificaciones del Metro de Granada de 2011 serían abonadas en este ejercicio, «a 26 de octubre, se adeudan 60 millones de euros».
En lo que respecta a la ampliación de capital por valor de 30 millones de euros aprobada por el Consejo de Gobierno el 4 de octubre, los constructores se preguntan «¿para cuándo los 30 millones restantes hasta completar los 60 millones que se deben?», y critican que este jueves se hayan recibido los primeros pagos del año, «por importe muy inferior a los 30 millones de euros.
«¿Qué ha pasado con el resto de la ampliación de capital? ¿Dónde se ha quedado?, ¿Cuál es la prioridad y compromiso que la Administración autonómica ha otorgado a Granada y su Metro?», censuran los empresarios, para quien la credibilidad de la Junta «está bajo mínimos», ya que no se han «cumplido ninguno de los compromisos acordados con empresas, asociaciones y UTES».
Por ello, para la ACP, a los comerciantes y ciudadanos «no les falta razón» cuando exigen que se «adecenten las calles», pero, según sostienen, «las miradas han de recaer en la Junta de Andalucía y concretamente en la Consejería de Hacienda (responsable de los pagos)».
Las empresas constructoras se ven «víctimas del desacierto y falta de planificación de Junta» y «engañadas una y otra vez, con promesas de pago que se materializan parcialmente y tarde, muy tarde».
Esta situación, según aseguran, ha llevado a las distintas UTES del Metro a despedir al 90 por ciento de sus trabajadores, unos 900, «ha hecho cerrar cientos de comercios y convertir a la «Granada del Turismo» en «un laberinto de zanjas, vallas, polvo y raíles sin destino».
Para rematar el «desastre», indican, la planificación de la obra se ha cambiado «sin avisar a nadie», y se traslada la finalización hasta 2013 «y no se dan más pistas», con lo que, «como están las cosas», creen posible «que nos veamos otros dos años completos con la ciudad empantanada».
«Ante esta situación no podemos estar callados, solicitamos pasar de las promesas a los hechos: paguen lo que deben y planifiquen los avances del Metro en función del presupuesto real con el que se cuente. Puro sentido común», concluyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí