GRANADA, 24 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha rescatado este pasado fin de semana, durante la noche del sábado al domingo, a dos jóvenes montañeros alicantinos, de 20 y 28 años de edad, que se quedaron bloqueados en una de las laderas del barranco al caerles la noche encima cuando hacían el descenso del río Trevélez.
Ambos jóvenes llamaron al servicio de emergencia de la Junta de Andalucía sobre las 20,00 horas del pasado sábado solicitando ayuda ya que comenzaban a sufrir síntomas leves de hipotermia al estar completamente mojados y no poder moverse. Rápidamente la Guardia Civil envió un equipo del Servicio de Rescate en Montaña de esta Comandancia.
No es la primera vez que unos montañeros pretenden realizar el descenso de uno de los frecuentados barrancos de la Alpujarra granadina, el del río Poqueira o el del río Trevélez, y debido al desconocimiento del terreno, o bien por negligencia, tienen que abandonar el descenso a mitad de recorrido, encontrándose entonces con laderas muy escarpadas y con la necesidad de pedir auxilio para salir del atolladero, ha advertido la Guardia Civil en un comunicado.
Así ocurrió este pasado fin de semana, ya que los dos jóvenes alicantinos no consultaron la previsiones meteorológicas y las lluvias que cayeron en la zona durante toda la tarde hicieron que el cauce del río aumentara considerablemente y el recorrido se tornara mucho más peligroso de lo que ya de por sí resulta, por lo que no habían completado ni la mitad del barranco, la parte más sencilla, cuando tuvieron que abandonarla al hacérseles de noche.
El peligro que les sobrevino al abandonar el barranco, no obstante, fue doble. Por una parte el desconocimiento que tenían del terreno hizo que no supieran encontrar una vía de escape del barranco y se quedaran enriscados y sin luz; y por otra parte, el traje de neopreno que llevaban les protegía en el agua, pero al abandonarla y no poder cambiarlo por ropa seca, les provocó que comenzaran a sufrir de hipotermia.
La Guardia Civil llegó a la zona en la que los agentes creían que se encontraban los dos montañeros, por las referencias que habían dado cuando llamaron pidiendo auxilio, y comenzó la búsqueda.
Los cuatro guardias civiles del equipo de rescate se pusieron en contacto telefónico con los dos montañeros para que les dijesen si en algún momento escuchaban sus voces o veían sus linternas, lo que ocurrió sobre las 0,00 horas del domingo.
Una vez que fueron localizados los dos jóvenes, que salvo el frío que estaban sufriendo, no tenían lesión alguna, los agentes les dieron agua y comida para que se repusieran un poco y pudieran salir del barranco.
Tras 40 minutos de dura marcha, los agentes llegaron hasta el coche oficial con los montañeros, a los que luego se les acompañó hasta la central eléctrica del Duque, en Órgiva, que es donde tenían estacionado su vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí