Las víctimas tenían que abonar 1.200 euros por un contrato que les ayudara a regularizar su situación en España
GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a cuatro vecinos de Albuñol (Granada) como presuntos autores de los delitos de estafa, contra del derecho de los trabajadores extranjeros y de falsedad documental, por vender contratos de trabajo falsos a inmigrantes marroquíes con la promesa de que regularizarían su situación en España.
Hasta el momento la Guardia Civil ha descubierto a seis víctimas de nacionalidad marroquí, aunque no se descarta que sean muchas más quienes tuvieron que pagar a los detenidos 1.200 por un contrato de trabajo que les permitiera quedarse de manera legal en España.
Cuando las víctimas pagaron a los detenidos por un contrato de trabajo aquellas se encontraban en situación irregular en España, y tener un contrato laboral es una de las condiciones necesarias para que un inmigrante pueda obtener la tarjeta de residencia, ha informado el Instituto Armado en una nota.
La Guardia Civil comenzó a investigar el pasado mes de julio la existencia en Albuñol y La Rábita de una red que se dedicaba a vender falsos contratos de trabajo a inmigrantes, y descubrió que un empresario de nacionalidad española de Albuñol y tres hombres de nacionalidad marroquí, también vecinos de esta última localidad, estaban compinchados.
Los tres marroquíes detenidos localizaban a compatriotas en situación irregular y les ofrecían un contrato de trabajo firmado por el empresario detenido a cambio de 1.200 euros.
No obstante, además, tres de estos inmigrantes solicitaron su tarjeta de residencia con el contrato de trabajo que les había facilitado el empresario detenido y la Administración se la denegó por la deuda que la empresa tenía con la Seguridad Social. Los tres inmigrantes acudieron entonces al empresario a pedir explicaciones y éste les obligó a pagar dicha deuda, que oscilaba entre los doscientos euros de uno de los casos y los quinientos euros de otro, para así poder finalmente regularizar su situación en España.
Detrás de estos contratos no había trabajo alguno y una vea que cobraba por el contrato y, en su caso, por la deuda contraída con la Seguridad Social, el empresario se desentendía de los inmigrantes. Los cuatro detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Motril.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí