GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada acoge desde este lunes el juicio contra cuatro acusados de secuestrar a un hombre al que reclamaban una deuda de 20.000 euros más intereses y que liberaron solo cuando tuvieron como garantía de pago dos vehículos que pertenecían a su familia, hechos por los que cada uno de ellos se enfrenta a siete años de prisión.
La Fiscalía atribuye a los procesados, de iniciales F.T.G., alias «Chato», de 39 años: C.E.H., alias «Moro», de 39 años; J.G.M., alias «Cartucho», de 38; y F.J.M.E., de 33, un delito de secuestro, que, de ser condenados, no podrán acercarse a su víctima a menos de 500 metros.
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, fue en la tarde del 30 de diciembre de 2008, cuando el apodado como «Chato» y el «Moro» fueron en busca de C.F.P.M. hasta su domicilio en La Línea de la Concepción (Cádiz), con la finalidad de reclamarle el pago de una deuda de 20.000 euros.
Cuando consiguieron contactar con él, lo convencieron para desplazarse los tres hasta Málaga, donde les esperaban los otros dos procesados, «Cartucho» y F.J.M.E., en el centro comercial Plaza Mayor. Desde allí se desplazaron todos juntos en un vehículo hacia Granada con el fin de tratar el asunto de la deuda.
Una vez en Granada, el mismo 30 de diciembre, se dirigieron al centro comercial Alcampo, donde los cuatro inculpados comenzaron increparle a C.F.P.M. para que saldara la deuda que con ellos mantenía. Como éste alegaba que no tenía dinero, los cuatro, «actuando de común acuerdo» según el fiscal, lo trasladaron por la fuerza hasta un piso en la capital granadina. Allí continuaron increpándole exigiéndole el pago de 36.000 euros en concepto de principal e intereses, y lo maniataron, golpearon y amenazaron con una navaja de 17 centímetros de hoja.
En todo momento le impidieron salir de la vivienda y lo retuvieron en su interior contra su voluntad, llegando incluso a sacarlo por una de las ventanas haciendo ademán de tirarlo al vacío si no accedía a entregarles el dinero. No obstante, los acusados le permitieron contactar por teléfono con algunos familiares.
Así, tras mantener varias conversaciones con un primo de su mujer, el secuestrado ofreció a sus captores la posibilidad de garantizar su deuda con al entrega de un Volkswagen Golf propiedad de su familia. Los procesados accedieron a su propuesta, aunque supeditaron su puesta en libertad a la efectiva entrega del vehículo.
La entrega de este vehículo, el segundo que el hombre les daba como garantía del pago de la deuda, se produjo en Algeciras por parte del primo de la mujer de la víctima a la esposa de uno de los acusados, que nada sabía de los hechos, según considera el Ministerio Público.
Verificada la entrega, los secuestradores pusieron en libertad a su rehén, concretamente a las 8,15 horas del 31 de diciembre, cuando uno de los inculpados lo trasladó desde Granada hasta la zona de El Zabal de la Línea de la Concepción.
Pese a lo ocurrido, el perjudicado no reclama nada, ya que los vehículos le fueron reintegrados por la Guardia Civil y no consta que sufriera lesiones físicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí