GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)
La Delegación de Medio Ambiente ha decidido mantener la paralización cautelar de la actividad nocturna en la embotelladora de la planta de Cervezas Alhambra en Granada tras la realización de mediciones acústicas que han determinado que continúa emitiendo ruidos por encima del nivel permitido, concretamente entre cinco y seis decibelios más de lo legalmente establecido, que se sitúa en 30 decibelios.
Según han informado a Europa Press fuentes de Medio Ambiente, la empresa, que sin embargo ha mejorado los resultados en cuanto a mediciones anteriores, tendrá que decidir ahora si adopta o no nuevas medidas correctoras si quiere reanudar la actividad en horario de noche, que fue paralizada tras una denuncia vecinal. Cervezas Alhambra ya tomó medidas tras la paralización, como por ejemplo la instalación de una pantalla acústica, pero éstas no han sido suficientes.
La paralización de su actividad nocturna se ordenó por la Consejería tras la denuncia vecinal, pero sólo afectó a la nave de embotellamiento de la fábrica, que no suele estar operativa por la noche pero que se había activado este verano por necesidades de producción.
Medio Ambiente recibió las primeras quejas de los vecinos a mediados de mayo, por lo que envió a varios técnicos para que realizaran las mediciones pertinentes con el fin de comprobar el volumen de ruido al que estaban expuestos. Se hicieron en cuatro puntos diferentes de la planta y los cuatros superaban los niveles máximos permitidos por la ley vigente.
De hecho, tres de las mediciones arrojaron como resultado un volumen de ruido considerado «intolerable» para el oído humano, ya que superaban en más seis decibelios lo establecido por ley. Así las cosas, Medio Ambiente inició contra Cervezas Alhambra un expediente sancionador, que aún hoy permanece abierto tras las nuevas mediciones, que había solicitado la empresa tras la adopción de medidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí