GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)
La Cofradía de Pescadores de Motril (Granada) ha reivindicado que se recupere de nuevo el proyecto para la búsqueda de caladeros de gamba roja en la costa granadina, puesto que esta nueva posibilidad permitiría «paros biológicos» de otro tipo de pesquerías en el litoral, como del pulpo, la cigala o la merluza, y la consecuente recuperación de estas especies.
Así lo ha señalado a Europa Press el presidente de la cofradía, Jesús Caparrós, que ha reconocido que el proyecto experimental que se puso en marcha hace tres años no respondió a las expectativas creadas, pero ha atribuido el «fracaso» a que el plan «fue elaborado por científicos y no por pescadores».
Según ha explicado, en los meses en los que cuatro armadores hicieron exploraciones a profundidades superiores a los 400 metros –los caladeros de gamba roja se sitúan habitualmente entre los 500 y los 800– se encontraron ejemplares «pero no los suficientes para que el producto fuera rentable». No obstante, Caparrós está convencido de que, al igual que ocurre en otras latitudes cercanas, como Alborán, Garrucha o el Levante, hay abundancia de este tipo de marisco en la costa granadina.
De hecho, el Instituto Oceanográfico Español elaboró un informe en el que se hizo constar la existencia de un posible nuevo caladero con gamba roja y otras especies marinas «de alto valor económico», dando así el visto bueno a una futura explotación.
Para Caparrós, la pesca de gamba roja sería no sólo beneficiosa para los pescadores granadinos, sino también para el mar. «Si encontráramos gamba roja, descansarían otras zonas de la mar, donde se faena con pulpo, calamar o cigala. Sería un verdadero parón biológico para que la mar se recuperara. Además, en otras zonas la gamba roja es bastante rentable. Tiene muchas ventajas», ha dicho.
Según ha informado a Europa Press Antonio Sáez, técnico de la Cofradía de Pescadores, la explotación de un nuevo caladero se hará «seguramente en un futuro» para que la actividad pesquera sea «sostenible». Actualmente existen tres caladeros en el litoral, que tiene una extensión de unos 80 kilómetros. Por eso, que los armadores pudieran faenar en uno nuevo permitiría «respirar» a las zonas ya explotadas.
Según ha sostenido, el proyecto que se puso en marcha en 2008 con la financiación del Ministerio de Agricultura y Pesca, la Junta de Andalucía y CajaGranada, de más de un millón de euros, quedó en «stand-by» después de finalizar la investigación de posibles caladeros, especialmente una vez que empezaron a notarse las primeras evidencias de la crisis económica. Por ello, los armadores, que deberían hacer nuevas inversiones para pescar a una mayor profundidad –donde se encuentra la gamba roja–, no pueden afrontar actualmente nuevos gastos, con lo que tendrían que acudir a las instituciones públicas para solicitar financiación que «no parece muy cercana dados los tiempos que corren».
No obstante, desde la Cofradía de Pescadores confían en que en un futuro puedan pescar también en la costa granadina gamba roja, que supondría diversificar la oferta con la que ya cuenta el litoral, y un paro biológico que también sería beneficioso para el mar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí