GRANADA, 01 (EUROPA PRESS)
La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha arrojado este jueves a las puertas de una gran superficie comercial 4.000 kilogramos de tomates en señal de protesta por el bajo precio al que estas empresas fijan sus productos y para reclamar al Gobierno mecanismos de control que pongan fin a «estas políticas abusivas».
Las cuatro toneladas de tomates proceden de las naves del municipio granadino de Zafarraya (Granada), donde las pérdidas diarias de este producto se fijan en 350.000 euros, ya que el 40 por ciento de la cosecha debe ser «tirada a la basura» por los precios «irrisorios» que ofrecen estas grandes superficies y que no permiten cubrir los costes de producción.
Al acto de protesta han asistido el secretario general de UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez, y el responsable provincial de la organización, Nicolás Chica, quien ha reclamado a los gobiernos autonómicos y central que tomen cartas en el asunto, ya que esta situación se extiende «desgraciadamente a todas las frutas y verduras».
Según ha informado Chica a Europa Press, los agricultores de Zafarraya están recibiendo entre ocho y diez céntimos por el kilogramo de tomates frente a los 15 céntimos que cuesta recolectarlos y los 27 céntimos de la producción. Además, muchos de los receptores están alargando los plazos de pago hasta los 120 días.
Todo ello propicia que los productores no sólo no cubran los costes sino que además no puedan reunir los fondos necesarios para sacar adelante las posteriores campañas, situación que se suma a la falta de recursos que ofrecen las entidades financieras y a la crisis surgida tras la detección de un brote de la bacteria «E.Coli».
Así las cosas, los responsables de UPA se han mostrado dispuestos a repetir este acto de protesta semanalmente en diferentes superficies comerciales para reclamar soluciones que garanticen la supervivencia del sector.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí