GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)
La nueva campaña de excavación arqueológica en Orce (Granada) ha comenzado este martes con la limpieza de los yacimientos y la preparación de la infraestructura necesaria para la realización de los trabajos, que se prolongarán hasta el próximo 18 de septiembre y que tienen como objetivo indagar en la forma de vida y descubrir «el hábitat y el control del territorio» de los primeros pobladores de la zona.
Así lo ha explicado a Europa Press el director de la excavación, el arqueólogo Robert Sala, que desarrollará los trabajos con un equipo de investigadores de distintas instituciones como el Instituto de Paleoecología Humana (IPHES), la Universidad de Granada y Málaga, entre otras, que ya trabajaron en la anterior campaña desarrollada hace ahora un año en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva, donde se hallaron 1.400 fósiles, entre fauna e industria, que confirmaban la ocupación humana del territorio hace 1,3 millones de años.
En el marco de los trabajos previos a la excavación, se ha efectuado recientemente un sondeo mecánico en el yacimiento de Fuente Nueva 3 para extraer sedimento que, con los análisis posteriores y multidisciplinares, debe facilitar información importante para conocer el contexto ecológico en que se desarrollaron las primeras poblaciones humanas, ha informado el IPHES en un comunicado.
El objetivo ha sido perforar con una máquina de 14 metros para obtener un tubo de sedimento que ahora está en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana «a disposición de todos los investigadores del equipo que necesiten tomar muestras para obtener datos diversas «, ha señalado Sala, que ha precisado que de los restos de polen extraídos se podrá saber cómo era el paisaje vegetal de Europa hace ahora un millón de años.
La nueva campaña, enmarcada en el proyecto «Primeras ocupaciones humanas del Pleistoceno inferior de la cuenca de GuadixBaza», se llevará a cabo en Fuente Nueva 3 y Barranco León y además recogerá muestras de otros ubicados en Cúllar Baza y Huéscar. El objetivo es descubrir «los niveles singulares de hábitat» para conocer la forma en que los humanos competían con otros animales, como hienas y otros carnívoros, para acceder a los recursos disponibles, en un entorno en el que se ha constatado que hubo un lago. Para ello, se analizarán los restos de grandes animales encontrados en anteriores campañas, como elefantes o hipopótamos.
Durante esta primera semana, parte del equipo, que conforman un total de 45 investigadores de distintas especialidades, prepara la infraestructura y limpia los yacimientos tras la temporada invernal para comenzar las excavaciones, que cuentan con un presupuesto de 65.000 euros, a partir del lunes 29 de agosto, cuando se incorporará el resto del grupo. Asimismo, el equipo datará y recogerá muestras de otros yacimientos cercanos, como los de Cúllar Baza y Huéscar, donde no se excava desde los años 80.
La anterior campaña, que tuvo lugar desde el 30 de agosto al 20 de septiembre del pasado año, confirmó que el de Orce es «el yacimiento más rico de su tiempo en Europa». Durante las excavaciones, se encontraron grandes huesos de mamíferos, como elefantes, rinocerontes e hipopótamos, que presentaban marcas de herramientas de piedra que fueron usadas para descuartizarlos, lo que confirma que ya hace 1,3 millones de años el ser humano era capaz de «hacerse con estos alimentos».
Asimismo, por la fauna descubierta, pudo constatarse que el paisaje de aquella época en Orce se caracterizaba «por la presencia de un lago de aguas saladas en un clima subtropical, con temperaturas medias de 23 grados centígrados». «La fauna localizada describe un ambiente muy rico y diverso al que los humanos se adaptaron y lo supieron explotar», apunta Sala.
Tras la fase de excavación comenzó la de estudio en el laboratorio, en el que se sometieron los restos a un proceso de restauración para garantizar su conservación y su posterior análisis.
Según el director de las excavaciones, los trabajos se centrarán por ahora sólo en Barranco León y Fuente Nueva 3. El primero es un yacimiento de titularidad pública, propiedad del municipio de Orce mediante subvención de la Junta para su adquisición. Presenta una superficie de excavación actual de 30 metros, con numerosos restos de industria lítica y fósiles de mamíferos, mientras que Fuente Nueva 3 es un yacimiento de titularidad pública de la Junta de Andalucía que se encuentra en la vertiente de un pequeño promontorio en la pedanía de Fuente Nueva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí