GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
La delegada provincial de Salud de la Junta en Granada, Elvira Ramón, ha confirmado este lunes que los cien jóvenes italianos de una de las agrupaciones de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) que resultaron afectados por una posible intoxicación alimentaria la pasada semana hicieron una «mala conservación» de la comida que ingirieron, que provocó que fueran infectados de un virus.
En declaraciones a los periodistas en la presentación de un programa de formación en materia de consumo, la delegada ha señalado que, tal y como se sospechaba inicialmente, la puesta al sol de unos sandwiches de atún que los jóvenes comieron mientras permanecían en la provincia de Granada pudo ser el agente que provocó la intoxicación en más de un centenar de ellos, que padecieron síntomas como vómitos, fiebre o diarreas antes de desplazarse a Madrid para asistir al encuentro con el Papa Benedicto XVI. «Se rompió la cadena de conservación», ha dicho Ramón.
Los servicios de Epidemiología de la Delegación de Salud tomaron muestras de la comida ingerida por los jóvenes, que se encontraban en un grupo que permaneció alojado en el polideportivo de Otura, para determinar si ésta estaba en mal estado a priori, o por una mala conservación.
Al parecer, el catering repartió los mismos alimentos a los 300 jóvenes concentrados en el centro deportivo y, posteriormente, fue un grupo de 76 de esas personas, que pasaron el día en la playa, quienes comenzaron a presentar síntomas de intoxicación moderada como consecuencia de la ingesta de alimentos.
Al polideportivo se trasladaron los servicios sanitarios y un epidemiólogo que extrajo una muestra de los alimentos para su posterior análisis. Los servicios sanitarios descartaron que las causas de la intoxicación tuvieran su germen en Otura –en el agua, por ejemplo– puesto que no había ningún vecino de la localidad afectado. De hecho, a la espera de la confirmación de los análisis, todo apunta a que los sandwiches con atún y mahonesa, que los jóvenes pusieron al sol durante su estancia en la playa, fueron el detonante de la afección.
Fue en torno a las 20,15 horas del domingo 14 de agosto cuando el 112 comenzó a recibir llamadas de particulares alertando de que había varias personas de una agrupación de la JMJ que presentaban síntomas de intoxicación alimentaria en el centro deportivo de Otura, lugar donde estaban concentrados.
Las llamadas se sucedieron hasta las 7,00 horas del lunes 15 cuando efectivos de Protección Civil alertaron de que había 150 personas que presentaban síntomas leves como fiebre, vómitos y diarrea que apuntaban a que habían sido víctimas de una intoxicación alimentaria.
Desde el 112 se dio aviso a la Policía Nacional, Local y los servicios sanitarios, que se trasladaron al lugar de los hechos. De todas las personas afectadas, 76 recibieron asistencia sanitaria en el lugar del incidente, otras 15 fueron trasladadas al centro sanitario de Almuñécar (Granada) y otros al centro de salud de Armilla (Granada).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí