GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)
El Ministerio de Fomento ha realizado este lunes el calado del primero de los dos tubos que componen el túnel de la Minilla que forman parte de las obras de la Autovía del Mediterráneo (A-7), en el tramo de Taramay-Lobres (Granada). El calado del segundo tubo se estima para finales de agosto.
Según informa en un comunicado el Ministerio de Fomento, el presupuesto de las obras es de 92 millones de euros y éstas avanzan a buen ritmo, tras haberse alcanzado el 77 por ciento de la excavación total del túnel y en torno al 30 por ciento del total de la actuación.
Se trata de un nuevo paso en las obras del tramo Taramay-Lobres, cuya entrada en servicio está prevista para finales de 2012, junto al tramo Lobres-Guadalfeo. También entrará en servicio antes de que acabe 2012 el tramo El Puntalón-Carchuna.
La ejecución del túnel de la Minilla, de 2.047 metros de longitud, se ha acometido simultáneamente desde las bocas este y oeste, trabajando las 24 horas del día, adoptando el Nuevo Método Austriaco para su excavación, con dos equipos independientes, uno para el avance y otro para la destroza en cada una de las bocas.
La sección de cada uno de los tubos es de 103 metros cuadrados, apta para dos carriles por sentido de circulación, y consta de cinco galerías transversales de evacuación, de 35 metros cuadrados, aptas para el paso de vehículos.
Las obras proyectadas comprenden la ejecución de un tramo de autovía de doble calzada con dos carriles por sentido de circulación. La longitud del tronco es de 7,8 kilómetros de longitud.
El tramo se inicia en el punto kilométrico 315 de la actual A-7, donde se localiza el enlace de Taramay, con el viaducto del Romeral, de 565 metros de longitud con una pendiente del 4,7 por ciento.
Continúa con un tramo de 600 m de longitud, con una pendiente del 2,1 por ciento, hasta llegar al túnel de La Minilla, en el término municipal de Ítrabo, que mantiene la pendiente del 2.1 por ciento hasta la boca este, en el término municipal de Molvizar. El tramo finaliza con el enlace de Molvízar, donde se une al tramo Lobres-Guadalfeo, ya construido.
La realización del tramo entre Taramay y Lobres permitirá culminar el itinerario oriental de la A-7 entre Nerja y Motril (La Gorgoracha).
La sección del tronco está compuesta por dos calzadas con dos carriles por sentido de 3,5 metros de anchura, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de 1 metro, con mediana variable. El radio mínimo de trazado en planta es de 1.000 metro. Se incluyen dos pasos superiores y cinco pasos inferiores para la restitución de los caminos atravesados por la traza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí