MADRID, 16 (EUROPA PRESS)
Los ríos Maitena y Genil, ambos en la sierra granadina de Gúejar, se encuentran entre los que no cumplieron los requisitos mínimos para el baño en 2010, de acuerdo a los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente publicados este jueves en colaboración con la Comisión Europea, que señalan que en total hubo dieciséis playas y ríos españoles con estas restricciones.
En concreto, además de los ríos granadinos, las playas españolas cerradas fueron Bañaderos y Bocabarranco, en Las Palmas; las de El Socorro y Los Gigantes en Tenerife; las gallegas playa de Lourido (A Coruña) y playa Xuncos (Lugo) y la playa de Oribarzar (Guipúzcoa). En cuanto a las aguas interiores, los bañistas tuvieron vetado el acceso a dos tramos del río Júcar (Cuenca), al embalse de Rosarito Oropesa (Toledo) y el embalse de Yesa (Zaragoza).
«En España ha habido un pequeño descenso de la calidad, pero se debe a una fluctuación normal. Los niveles obligatorios para el baño son normales, aunque siempre esperamos que mejore, pero digamos que están en la norma», según ha tranquilizado la directora ejecutiva de la agencia europea, Jacqueline McGlade, en una rueda de prensa en Bruselas en la que ha asegurado que «los turistas pueden ir a las playas españolas con tranquilidad».
En total se sometieron a examen un total de 2.144 zonas costeras y aguas interiores españolas, de las que el 93 por ciento cumplieron los estándares obligatorios, una cifra inferior al 98,1 por ciento logrado en 2009; y, por otra parte, el informe advierte de que las autoridades españolas no informaron correctamente a las europeas sobre el estado de 115 espacios (8,9 por ciento), el mayor porcentaje desde 1995. Las aguas españolas representan el 10,2 por ciento del total de la Unión Europea.
Sin embargo, España pierde un importante número de zonas para el baño que lograron la calificación de «excelente» y se coloca en el puesto décimotercero en el ranking de países de Europa con más espacios de excelencia. Con un 77,3 por ciento (frente al 84 por ciento conseguido un año antes), España queda por detrás de países como Chipre, Croacia, Malta, Grecia, Irlanda, Bulgaria y Portugal, aunque se mantiene por encima de la media de la UE.
En lo que se refiere a las playas del litoral español, aunque sólo seis espacios fueron cerrados a los bañistas, el informe señala que doce no cumplieron los requisitos mínimos para hacer apto el baño. En cuanto a ríos, lagos y embalses, cuatro espacios no cumplieron los niveles mínimos de calidad, aunque seis se cerraron a los usuarios. Además de razones de salubridad, varios de estos espacios fueron clausurados por cuestiones de seguridad como desprendimientos de rocas o trabajos de construcción.
En el plano europeo, la calidad del agua para el baño también ha caído levemente con respecto a los datos del año anterior, aunque desde la Comisión y la Agencia europea insisten en que la «buena calidad» de las costas y aguas interiores en Europa «no queda en entredicho», porque «nueve de cada diez» de estos espacios cumplen los requisitos «mínimos» para el baño.
El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha pedido más esfuerzos a los países para mejorar la calidad de las aguas del continente e «invertir la tendencia a la baja» que se ha registrado este año. «El agua, cuando no está contaminada, es un recurso de valor incalculable», ha añadido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí