GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha mantenido este martes su petición de diez años de prisión para cada uno de los dos hermanos acusados de intentar asesinar al padre de un amigo con el que previamente habían discutido por el robo de un ciclomotor, con lo que el juicio, que arrancó este lunes en la Audiencia Provincial, ha quedado ya visto para sentencia, han informado a Europa Press fuentes del caso.
La acusación particular también ha mantenido su petición inicial de 12 años de cárcel para los dos inculpados, que en el inicio de la vista aseguraron que se defendieron de la agresión de su supuesta víctima, que amenazó a uno de ellos con un cuchillo.
De hecho, el procesado identificado como R.L.M., de 33 años, explicó este lunes al tribunal que aquel 2 de agosto de 2009 le dijo a un amigo que en el barrio se decía que su sobrino estaba implicado en algunos robos, cuando además recientemente alguien le había sustraído su propia moto.
A continuación, su amigo llegó con su padre al sitio donde él se encontraba, a las puertas de la vivienda de su hermano supuestamente por esa conversación, que, según indicó, no fue una discusión. El padre le amenazó con un cuchillo de cocina «de grandes dimensiones», pero cuando se le fue a abalanzar para apuñalarle, aseguró, su hermano F.J.L.M. le agredió. «Si no llega a ser por él no lo cuento», mantuvo el inculpado que, como su hermano, se enfrenta a una petición fiscal de 10 años de prisión por un posible delito de tentativa de asesinato.
Después, R.L.M. se marchó hacia su casa y, al ver desde la ventana que su amigo le apuntaba con una escopeta de cartuchos y que su familia increpaba a su mujer e hija decidió coger un fusil semiautomático que posee por su afición a la caza mayor y hacer un «disparo intimidatorio» contra la cama, en su propio dormitorio. «En ningún momento» tuvo intención de acabar con la vida de nadie. Tampoco su hermano F.J.L.M., que permanece en prisión preventiva por estos hechos, y que afirmó que sólo defendió a su hermano de una agresión porque su vida «estaba en serio peligro».
Según relató, en la tarde del día del incidente escuchó «jaleo» en el exterior de su vivienda y, al asomarse, vio cómo el padre del amigo de su hermano «se le echaba encima» con un cuchillo de grandes dimensiones. En ese momento cogió un utensilio, que no recuerda si era un cuchillo o un tenedor o cualquier otro herramienta, del puesto de patatas rellenas que tiene en un pequeño quiosco que él mismo regenta, e intentó separar a su hermano de aquel hombre.
Cuando el agresor de su hermano se dio la vuelta se le «echó encima», que fue lo que derivó en el apuñalamiento. «Yo de lo que más me acuerdo es que él estaba con la boca desencajada y cuando se echó hacia mí es cuando creo que pudo producirse la herida», dijo este lunes el acusado, que pidió varias veces perdón al tribunal por su «nerviosismo».
Durante la sesión de este lunes declaró además el amigo de R.L.M. y la supuesta víctima, su padre. Según aseguraron ambos, fue R.L.M. quien se encontraba junto a la casa de su hermano con el fusil semiatumático con el que les apuntó, sin que sin embargo el arma se disparase al haberse «encasquillado» el gatillo. Negaron haber portado algún tipo de armas y relataron que uno de ellos, el padre, se abalanzó contra el que portaba el fusil para evitar que lo disparase, momento en el que el otro hermano lo apuñaló «tres veces» por la espalda.
ACUSACIÓN DE LA FISCALÍA
Según consta en el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, los hechos se remontan al pasado 2 de agosto de 2009, sobre las 20,00 horas, cuando R.L.M. comenzó a discutir con F.M.I.R. por la sustracción de su moto, de la que culpaba al sobrino de éste último.
Como quiera que R.L.M. utilizara determinadas expresiones amenazantes, F.M.I.R. fue a buscar a su padre y a otros familiares, con los que se dirigió al domicilio del primero, en la calle Linares de Granada capital. En la vivienda le esperaba R.L.M. y su hermano F.J.L.M., de 27 años, el primero portando un fusil semiautomático y el segundo con un cuchillo.
El que portaba el fusil, que se encontraba a pocos metros de F.M.I.R., apretó el gatillo pero el arma se encasquilló por causas no determinadas, lo que derivó en que los dos comenzaran un forcejeo en la que el otro intentó arrebatársela. El acusado intentó cargar en varias ocasiones el fusil, pero no pudo porque F.M.I.R. le agarró, momento en el que el otro hermano se acercó por detrás y le asestó «con la evidente intención de matarlo» tres cuchilladas que le originaron lesiones de especial gravedad en el abdomen.
El fiscal atribuye por ello a los dos hermanos un delito de asesinato en grado de tentativa por el que cada uno de ellos se enfrenta a diez años de cárcel, prohibición de aproximarse a su víctima y al pago conjunto y solidario de una indemnización al herido de un total de 50.000 euros, que la acusación particular eleva a los 60.000 euros. Las defensas de los dos hermanos piden la libre absolución de sus patrocinados, y, en caso de que sean condenados, se les contemple la eximente de legítima defensa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí