GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
El jurado ha declarado culpable de homicidio al joven de 23 años enjuiciado desde el pasado lunes en la Audiencia de Granada por matar de una paliza a un compatriota de nacionalidad rumana con el que había estado bebiendo previamente en un bar de Zújar (Granada), han informado a Europa Press fuentes del caso.
El tribunal popular, que ha leído en la tarde de este jueves su veredicto, ha considerado que el procesado causó «voluntariamente» la muerte a la víctima y no ha creído su testimonio en cuanto a que desconocía las consecuencias de las lesiones causadas por la pelea que ambos mantuvieron. Asimismo, también cree culpable de un delito de omisión de socorro a uno de los otros dos amigos que le acompañaban. El tercero, también acusado, no ha podido ser juzgado por encontrarse en Rumania cumpliendo condena por otro delito.
Tras la lectura del veredicto, el fiscal ha solicitado 12 años de prisión para el principal acusado, mientras que para el segundo inculpado ha pedido una multa de 4.860 euros. La defensa del primero, que ejerce el letrado Jesús Huertas, ya ha anunciado que recurrirá el fallo ya que entiende que su patrocinado no era consciente, teniendo en cuenta además el estado de embriaguez en el que se encontraba, que la agresión pudiera causarle la muerte a su compatriota, pues se produjo en el transcurso de una pelea en la que ambos se pegaron. Tras la disolución del jurado, el juicio ha quedado visto para sentencia.
Durante el comienzo de la vista este lunes, el acusado de la muerte de su compatriota reconoció que ambos pelearon, pero aseguró que desconocía las posibles consecuencias y el resultado de su enfrentamiento. Según dijo, aquel 26 de marzo de 2008 él, el fallecido, y sus otros dos amigos, habían estado ingiriendo gran cantidad de alcohol en un bar de Zújar.
Todos, dijo, estaban muy borrachos y, en un momento dado, él y el fallecido, de iniciales A.D.M., comenzaron a discutir hasta llegar a las manos. Su intención no era matar a su amigo, según ha asegurado, y desconocía y «no podía imaginar» que las lesiones provocadas le fueran a provocar la muerte.
Los agentes de la Guardia Civil que se personaron en el lugar tras ser avisados de que el cuerpo de un hombre yacía en la calle han señalado que su cuerpo, ya sin vida, presentaba diversas magulladuras consecuencia probablemente de una agresión, y golpes sobre todo en la cara, que la «tenía machacada», con huellas incluso de un zapato en rostro y espalda, y pérdida de un diente.
Los hechos se remontan al 26 de marzo de 2008, sobre las 21,15 horas, cuando los cuatro se encontraban bebiendo en el interior del local. Después, cuando se dirigieron al domicilio del ahora fallecido, A.D.M., el acusado de su muerte, de iniciales A.B., inició con él una discusión que se mantuvo hasta la llegada a la vivienda.
Una vez allí, la discusión subió en intensidad, y ambos llegaron a las manos. El acusado le propinó un fuerte puñetazo en la cara a A.D.M., que tras caer al suelo recibió además patadas y más puñetazos de su compatriota, sin que sus otros dos amigos impidiesen la agresión. De hecho, los tres se marcharon y dejaron a A.D.M. tumbado en el suelo, herido y sin atenderle ni demandar auxilio a su favor. La víctima de la paliza sufrió a consecuencia de los golpes un politraumatismo cráneo-torácico-abdominal, y falleció sobre las 23,30 horas de aquel día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí