GRANADA, 10 (EUROPA PRESS)
La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada acoge este miércoles el juicio contra una mujer, de iniciales O.R.P.O., acusada de retener, amenazar y agredir a su madre, de 85, y a una empleada del hogar en su domicilio, en Granada capital, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 15 años de prisión.
Los hechos se remontan al pasado 6 de diciembre de 2008, cuando la procesada discutió con la limpiadora de su madre por la compra de un medicamento. Cuando ésta intentó marcharse del domicilio la acusada se lo quiso impedir y al interponerse entre ambas, la madre recibió un empujón de la hija cayendo al suelo, donde la procesada le dio varias patadas y bofetadas, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.
Acto seguido, O.R.P.O. cogió un bastón de la madre y amenazó a la empleada para que se sentara en una silla, le quitó el cinturón que llevaba y la ató, sujetándole las manos con una venda y tapándole la boca con algodones, mientras le daba puñetazos y golpes en la cabeza y la cara. A continuación, también con vendas amarró las manos a la madre, que estaba tendida en el suelo y que también quedó inmovilizada.
Todo, sin dejar de amenazarlas, ya que les llegó a decir : «Esta noche vamos a morir las tres, esta noche no salís vivas de aquí, luego me voy a suicidar». Según el fiscal, no ha quedado acreditada la finalidad con la que la acusada inmovilizó a las dos mujeres, ni si consiguió o no su propósito.
Sobre las 18,15 horas, la mujer le dio otro puñetazo en la cara a la empleada del hogar, golpe que provocó que ésta sangrara generando un charco que le hizo limpiar una hora después. En ese momento, la empleada pudo escapar, y alcanzar el tejado por una ventana, desde la que saltó al piso inferior para pedir ayuda. La madre, sin embargo, no fue liberada hasta que la Policía llegó al domicilio, en el Camino Bajo de Huétor de la capital granadina.
Personados los agentes, se dispusieron a detener a la mujer, arresto al que ésta se opuso tenazmente. De hecho, tuvo que ser sacada de la vivienda al peso y metida en el vehículo policial a la fuerza, sin dejar de insultar a los policías y morder en el brazo incluso a uno de ellos.
Por todo lo anterior, el fiscal le atribuye dos delitos de lesiones, uno de ellos en el ámbito familiar, dos delitos de amenazas, otros dos de detención ilegal y un delito de resistencia a agente de la autoridad, por los que, además de a 15 años de prisión, se enfrenta al pago de una indemnización de 3.200 euros a la trabajadora agredida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí