Diversos consistorios de España se han interesado por esta técnica
GRANADA, 10 (EUROPA PRESS)
El área de Mantenimiento y Limpieza del Ayuntamiento de Granada ha optado por segundo año consecutivo por el Control Biológico Integrado para el tratamiento de las plagas de insectos ,y más concretamente del picudo rojo, en las 98 palmeras centenarias del Carmen de los Mártires, situado junto a la Alhambra.
El uso de este sistema convierte a Granada «en una de las pocas ciudades de España que utilizan este sistema como mejor tratamiento inocuo para erradicar las plagas más comunes que afectan los árboles» del casco urbano, ha indicado en un comunicado el concejal de Mantenimiento y Limpieza, Vicente Aguilera (PP).
El pulgón, la cochinilla, la sila y la araña son las principales plagas que afectan a las plantas que alberga el jardín histórico del Carmen de los Mártires, lo que provocó que el Ayuntamiento y Cespa, empresa concesionaria del mantenimiento de estos jardines, decidieran realizar un protocolo de actuación basado en un tratamiento biológico integrado, con el fin de proteger su patrimonio arbóreo.
El concejal de Mantenimiento ha explicado que este tratamiento de nemátodos en las palmeras se complementa dos veces al año con un insecticida de bajo impacto para evitar la puesta de las plagas en estado adulto.
«Los resultados han sido muy buenos, ya que después de un año de seguimiento realizado a las palmeras del jardín, estas se mantienen libres de daños y todo ello a pesar de que el picudo rojo es una plaga bastante destructiva en estas especies y en algunos casos ha obligado a proceder a su tala «, añade Aguilera.
En el caso concreto de las palmeras, el insecto que les afecta se dispersa mediante señales químicas y la palmera canaria, propia de este jardín histórico, posee un poder de atracción mucho mayor que otro tipo de palmera, en mayor medida con la liberación de polen en floración por parte de los ejemplares masculinos en primavera. A ello se suma que la ubicación del jardín en orientación sur de la colina de la Alhambra y la proximidad de los focos iniciales, convierten al palmeral en el mayor reclamo de toda la ciudad para el picudo rojo, explicó el edil.
Por ello se aplicó inicialmente veinte millones de nemátodos por palmera cada 45 días, al tiempo que se colocaron 25 «trampas», 23 de ellas con éxito, la mayoría de ellas en la terraza al ser la zona de entrada del picudo rojo y para generar un efecto barrera.
Aguilera ha precisado que tras la aplicación del tratamiento durante un año, únicamente cuatro palmeras se vieron afectadas, lo que obligó al Consistorio a reforzar el tratamiento combinado con productos químicos para evitar su mayor afección y como resultado hemos conseguido evitar la propagación de la plaga».
El Control Biológico Integrado incluye la aplicación de otros procedimientos también naturales para el resto de las plantas, ya que los nemátodos sólo son eficaces en el caso de las palmeras.
Para tratar las demás plagas «utilizamos otros insectos que son enemigos naturales de las plagas y bien, o se los comen o los parasitan hasta matarlos. Esas son las denominadas «sueltas» que hacemos de adultos o larvas de estos enemigos para equillibrar poblaciones», asevera el edil.
Estos buenos resultados han provocado que varios Ayuntamientos de España se hayan interesado por el procedimiento utilizado por Granada y hayan sido asesorados por sus técnicos, además de ser este tema objeto de una ponencia en el último Encuentro Internacional Phytoma, celebrado en Valencia, en el que participaron como ponentes los técnicos de la empresa Cespa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí