GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
El grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Granada ha instado al equipo de gobierno, del PP, a elaborar un nuevo mapa de ruidos para la capital después de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Granada haya anulado el documento aprobado en octubre de 2008 por considerar que hubo deficiencias en el proceso de exposición pública.
En un comunicado, el candidato de IU a la Alcaldía de Granada, Francisco Puentedura, ha pedido que no se recurra la sentencia y se elabore un nuevo documento que tenga en cuenta los niveles de ruido en cada una de las calles, en lugar de hacer una media por distritos como es el caso del mapa de 2008.
Según ha relatado, varios colectivos como la Asociación de Vecinos del Bajo Albayzín, Ciudadanos por Granada y Granada contra el Ruido pidieron la documentación completa del expediente del mapa de ruidos en sus alegaciones y no se les facilitó.
«Mediante un informe, avalado por expertos, dichas asociaciones exponían que el mapa de ruidos ofrecido por el Ayuntamiento de Granada presentaba deficiencias técnicas y no se atenía a la realidad, entre otras cosas, porque en lugar de tener en cuenta el nivel de ruido en cada una de las calles, se limitaban a crear una media por distritos, lo cual desvirtuaba la realidad. Además, tampoco se presentaba una diferenciación de niveles de intensidad entre calles peatonales y calles que albergan locales y bares», ha añadido Puentedura.
A su juicio, el mapa de ruidos actual «es un mal instrumento y resulta ineficaz por no ajustarse a la realidad y por presentar datos demasiado positivos frente a otros informes que arrojan otros menos halagúeños».
Según ha precisado, mientras que el mapa de ruidos aprobado por el Ayuntamiento señalaba que sólo unos 20.000 vecinos sufrían condiciones de ruidos nocivos en la ciudad, otros estudios, como el aportado por la Asociación Granada contra el Ruido, indica que casi el 65 por ciento de los granadinos están afectados por valores diurnos de ruido que superan el criterio de fuerte malestar y que casi el 80 por ciento está sometido a ruidos perturbadores del sueño», es decir, todos aquellos que superan los 30 decibelios.
El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Granada concluye que los datos aparecen sesgados porque «se toma el tráfico como la actividad mayor generadora de ruido, sin tener en cuenta otras actividades que también resultan nocivas para el ruido como son el botellón y la situación de falta de control del ruido y vibraciones en muchísimos locales de ocio de la ciudad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí