MOTRIL (GRANADA), 17 (EUROPA PRESS)
El Juzgado de lo Penal 1 de Motril (Granada) ha condenado a 21 meses de cárcel a una empleada de un restaurante de un camping de la localidad por realizar operaciones con tarjetas de crédito simulando las firmas de los titulares. La estafa ascendió a 20.000 euros durante un mes y medio.
Según consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, M.M.G.G, a la que se le atribuye un delito de falsedad en documento mercantil, realizó a través del datáfono de la caja registradora del restaurante varias operaciones «que no correspondían con la actividad real del negocio».
La empleada de 44 años presentaba recibos donde «había simulado burdamente la firma de los supuestos titulares de las tarjetas» para que la entidad bancaria abonara en la cuenta asociada al datáfono las cantidades.
Entre el 31 de enero y el 17 de marzo de 2007, logró defraudar con este sistema la cantidad de 20.543 euros, según reconoció la acusada durante la vista oral. Además del delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso de estafa, el juez la condena a una multa de 810 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí