GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)
La Sección de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de la Fiscalía de Granada ha abierto diligencias de investigación penal contra el Ayuntamiento de Albuñol (Granada) por la existencia de vertidos de residuos vegetales y envases de fitosanitarios en la zona de dominio público terrestre de las playas de El Pozuelo, y Huarea, lo que podría suponer la comisión de un posible delito contra el medio ambiente.
El Ministerio Público abrió diligencias informativas sobre el asunto después de que algunos medios de comunicación informaran de la situación de las playas del Pozuelo y la Rábita, en Albuñol, y Castell de Ferro y los Yesos, donde, al parecer, se acumulaban gran cantidad de residuos agrícolas, plásticos, alambres, plaguicidas, fertilizantes y pesticidas, además de restos agrícolas y químicos de los invernaderos.
Por ello, y tal y como consta en el decreto de apertura de diligencias, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía pidió al Seprona de la Guardia Civil que elaborara un informe al respecto, y que hiciera una inspección ocular de las playas mencionadas y de cualquier otra de la costa granadina en la que aparecieran vertidos o hubiera vertederos ilegales que pudieran suponer un riesgo para la salud de las personas y el medio ambiente. Asimismo, la fiscal delegada de Medio Ambiente y Urbanismo, Sara Muñoz Cobo, pidió a los Ayuntamientos de Albuñol y Castell de Ferro de que informasen sobre los hechos y las medidas adoptadas, así como a la Consejería de Medio Ambiente.
El Seprona hizo constar en su informe que en el término municipal de Albuñol, en la plaza de Huarea y en la del Pozuelo, existen invernaderos y que en ellas se depositan diferentes clases de residuos (vegetales, plásticos, alambres o envases de fitosanitarios). Según los agentes, la primera «no suele ser destinada al baño» por su difícil acceso de personas y vehículos, pero la del Pozuelo sí es utilizada en época estival.
En la Rábita, al igual que en las anteriores, el Seprona detectó vertidos similares e invernaderos «deteriorados y en estado de abandono». El resto de la zona costera, situada entre la Rábita y Melicena, indica en su informe, «no tiene explotaciones agrícolas» y son playas de difícil acceso a pie.
El resto de las playas de los términos municipales de Sorvilán, Polopos, Rubite, Lújar y otras de la provincia se encuentran, según el Seprona, en «buen estado de limpieza» en lo que a vertidos de residuos se refiere, «sin perjuicio de que pudiera detectarse algún vertido puntual».
ENVASES DE FITOSANITARIOS QUE PUEDEN RESULTAR «PELIGROSOS»
Por ello, los agentes concluyen que detectaron cuatro infracciones por realizar vertidos de residuos vegetales en la zona el Pozuelo y Huarea, donde se han encontrado «numerosos y pequeños puntos de acopio de residuos vegetales, plásticos, o alambres» procedentes de los invernaderos situados en primera línea de playa.
Se detectaron también envases vacíos de productos fitosanitarios, garrafas, cañaveras y otros abandonados por los propietarios en diferentes lugares tales como cauces de ramblas y barrancos, en algunos casos lejanos a la playa, que han sido arrastrados por las lluvias hasta el mar y posteriormente con las mareas expulsados a la playa. De estos residuos, el Seprona informa de que algunos como los vegetales no son peligrosos si bien los envases de productos fitosanitarios sí pueden resultarlo.
El Ayuntamiento de Gualchos-Castell de Ferro remitió también informe a la Fiscalía en el que hizo constar que en las playas de dicho término municipal «ni existe ni ha existido vertedero alguno», que «no se arrojan por los agricultores residuos ni el Ayuntamiento lo permite». Por ello, afirmó que el agua es apta para el baño, puesto que el Ayuntamiento realiza periódicamente labores de mantenimiento y limpieza general. Además, manifestó que «la única suciedad que puede acumularse en momentos concretos es la que en días de temporal o avenida de ramblas puede generarse, nunca por actuación de los agricultores al igual que ocurre en todo el litoral».
Sin embargo, el Ayuntamiento de Albuñol no ha contestado a los requerimientos del Ministerio Público, que en fecha 26 de enero de 2010 le pidió informe sobre los hechos denunciados. En fecha 26 de mayo y por si el oficio librado hubiese sufrido extravío se reiteró el requerimiento, el 31 de diciembre se le volvió a requerir y, en fecha 26 de enero de 2011, de nuevo, y se le pidió asimismo que manifestase las razones que le han impedido contestar, con el apercibimiento de incurrir en un posible delito a la autoridad. A día de la fecha el referido Ayuntamiento ha hecho caso omiso de los requerimientos efectuados, señala la fiscal.
En el decreto fiscal se aporta además el escrito que le remitió Ecologistas en Acción de Granada, que alertaba de que desde hace una década se viene denunciando por la formación ecologista y otros colectivos sociales «los graves problemas y daños, particularmente vertidos ilegales de todo tipo de residuos derivados de la proliferación incontrolada de invernaderos en la provincia y costa de Granada».
Ecologistas en Acción, que ha pedido ser parte interesada en las diligencias de la Fiscalía, tiene «constancia» de la existencia de un vertedero ilegal en la playa del Pozuelo de Albuñol constituido a finales de la década de 1990, así como otros vertederos incontrolados en el municipio de Albuñol, en lo que podría ser un delito ecológico y contra la ordenación del territorio por la construcción de este tipo de instalaciones en suelos de dominio público.
Por todo lo anterior, la Fiscalía de Medio Ambiente considera que los hechos pueden revestir «indiciariamente» carácter de delito medioambiental por parte del Ayuntamiento de Albuñol que, ante la falta de respuesta, también podría ser imputado por un delito de desobediencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí