El denominado «Súper concejal» vuelve a la carga lleno de nuevos proyectos pero con las ideas que lo consolidaron en el pasado. Vuelve ahora, define, «porqué está harto de ver lo que está pasando con Granada», ahora una nueva fuerza andaluza se alza en la política local reclamando lo que le pertenece por historia. El Partido Andalucista hace de Jesús Valenzuela su baluarte, y con sorpresas en las listas…
– ¿Existe de verdad el nacionalismo andaluz en el 2011?
Yo creo que sí. No existe el debate en la presencia política en la dimensión que nosotros deseamos pero existe en el sentimiento de los andaluces. El eslogan nuestro va a ser «Por Granada y como tú» porque creo que los sentimientos son comunes en el andalucismo. Ese cultivo está ahí y vamos a intentar sacarlo y que prospere, porque a Andalucía le hace mucha falta el partido andalucista.
– ¿Se trata entonces de una reivindicación histórica?
Totalmente, hemos cometido muchos errores…
– ¿Cómo se pone en contexto eso?
De la siguiente manera: Se ha consolidado el estado de las autonomías en este país de tal manera que son necesarios los partidos autonomistas y a los hechos nos vamos a remitir: Andalucía tiene 76 diputados en el Parlamento, pero la palabra Andalucía prácticamente no la pronuncian nunca, Canarias tiene menos diputados y se oye mucho Coalición Canaria, los catalanes también tienen menos y se oye mucho Cataluña. Todas las autonomías tienen su representación en el Parlamento, Andalucía no la tiene, aunque tenga representantes. Queremos ponerles a esos representantes el apellido de andalucistas, para reivindicar y darle solución a los problemas de Andalucía, que son bastantes.
– ¿Cómo detectáis vosotros ese interés en la sociedad?
Lo notamos primero con mi propia vuelta a la política… fui alcalde de Alquife tres legislaturas, fui Delegado de la Junta de Andalucía, he sido concejal del Ayuntamiento de Granada, soy enfermero, he estado 8 años retirado, y vuelvo porque he visto una gran aceptación con la gente que he intentado comprometer. Va a ser una lista sorpresa en la ciudad, cuando he dicho de volver por la calamidad que tiene Granada, gente importante se ha sumado al proyecto, eso me anima y me demuestra que la gente está por el andalucismo.
– Se realiza una re-unión del Partido Andalucista y el Partido Socialista Andaluz ¿Cómo se han superado esas diferencias?
Nos han llevado a unirnos las calamidades, en la vida se aprende de ésto. Nos creíamos que éramos muchos y éramos muy pocos cuando estábamos desunidos, unidos sí que podemos, y yo lo estoy saboreando hoy día. Por esa unión que hoy tenemos creo de verdad que el andalucismo va a prosperar y hemos aprendido mucho de las desavenencias que hemos tenido.
– ¿Se podría decir que habéis «tragado» o habéis luchado por coordinaros?
Hemos descubierto que no era el camino correcto, hemos sido generosos todos. Como el hijo pródigo o un matrimonio que tiene desavenencias, cuando uno reflexiona y piensa: «de esta manera no vamos a ir a ningún lado»…. Te puedo decir de verdad que los sectores empresariales, de trabajadores, familiares, todo el mundo reclama una presencia andalucista, eso nos ha obligado a decir: vamos a dejarnos de tonterías, vamos a unirnos, porque así sí que es verdad que podemos ser algo, divididos no.
– Ahora… ¿se configura como un nuevo Partido Andalucista o como el de siempre?
El de siempre, que ha pasado por muchos avatares, y eso ha dado lugar a que nos dejemos de tonterías y le hagamos caso a la gente.
– Propuestas concretas para Granada… ¿cuáles son las líneas generales que va a seguir el PA?
Por mi experiencia de largo tiempo, hemos definido que tenemos que potenciar mucho el contacto con los vecinos, le vamos a dar la importancia que ahora mismo la clase política no le está dando, y la muestra es que a los plenos del Ayuntamiento no asiste ningún ciudadano y allí es donde se toman todas las decisiones que les afectan. Vamos a intentar que los plenos sean abiertos e incluso los sacaremos del Ayuntamiento. Potenciar las juntas de distrito y las propias asociaciones de vecinos. Sólo conocen a los concejales y a su alcalde, no conocen al diputado provincial, autonómico o nacional, ni a sus senadores. Ahora mismo salimos a la calle y le preguntamos a alguien que nos diga el nombre de un senador «Ni idea».
El Partido Andalucista quiere crear un comité en el Ayuntamiento granadino donde todos estos representantes públicos se reúnan una vez al mes con nosotros para que todos los temas y calamidades que están lastrando esta ciudad se debatan. Los va a sacar adelante, actuando de la mano de los vecinos y reivindicándole a la administración.
– ¿Falta coordinación?
Mucha coordinación y reivindicación. Lo que hay es mucho enfrentamiento. Ya hemos visto lo que le hizo al andalucismo y es lo que le está haciendo a Granada. El enfrentamiento PSOE y PP está dejando a Granada en calzoncillos.
– ¿Esa reivindicación no se produce por parte de los políticos o de los ciudadanos?
Por parte de los políticos, porque el liderazgo siempre ha existido en la naturaleza y Granada está sin líderes. Los líderes están sometidos a su partido. Ninguno es capaz de moverle la silla al jefe de su partido por los intereses de la ciudad
– Entonces usted qué se considera ¿representante político, representante ciudadano, cabeza de lista?
Yo me considero de todo. Siempre lo he comentado, para llegar arriba hay que pasar por abajo. Si llegas arriba sin haber visto los de abajo no te sirve para arreglar los problemas de la gente. Hoy la clase política tiene ese error, no conoce los problemas.
– ¿Entonces cómo se configura la campaña? ¿Una confrontación, una búsqueda de apoyo ciudadano, para abrir los ojos?
Yo no voy a confrontar con nadie, me voy a dedicar a denunciar lo que no se ha hecho y se podía haber hecho, lo que se está haciendo lentamente y mal, y tocar la mano a toda la gente. Vamos a intentar que Granada salga de ese oscurantismo. Quiero decirle a la gente: «Oye tío, que te tienes que mojar, para que esto funciones tenemos que movernos todos». Aportando ideas podemos salir de este embrollo en el que estamos. Granada es la última en renta y sin embargo recibe cinco millones de turistas al año, eso no podemos entenderlo. No estamos aprovechando esos turistas como recurso. Si Granada tiene esparto puede hacer un cesto… hasta ahora con muchos espartos no se ha hecho ningún cesto
– ¿Algún plan concreto?
Cuando llegue al Ayuntamiento lo que se va a hacer es, en el tema fiscal, dar toda la facilidad posible para dinamizar el empleo, aunque no sea una oficina de empleo, activando y agilizando todos los trámites que el empresario necesita para ser emprendedor. Vamos a crear, como ya propuse, una maquinaria donde sin ni siquiera ver la cara al funcionario, el que quiera ser emprendedor pueda rellenar datos a través de una máquina y conseguir su licencia. No esperar meses, sino dar facilidad para que pueda trabajar.
Vamos a reivindicar fondos y recursos para que Granada, como el bono turístico. No se está vendiendo con la agilidad que habría que venderlo porque las entradas que da la Alhambra son limitadas, pues vamos a pedirle a la Alhambra que dé más entradas. El Palacio de Congresos que quieren privatizar, me opongo rotundamente, va a ser uno de mis retos. Es un estamento público que genera mucho dinero en la ciudad, no sé puede quedar en manos privadas que especulen, ese Palacio debe ser para crear dinero, no para ganar dinero. El otro día ponía un ejemplo, como la villa de Bubión, que es pública…. la gente no lo entendía, pero cuando se empezó a llenar de turistas y empezaron a ganar dinero y nació el turismo rural en la Alpujarra. Quiero que ocurra aquí igual, que sea una célula que ayude. Si es necesario que le regalemos la entrada a la Alhambra al congresista que venga, se le regala, porque cuando vayamos a competir con otros palacios de congresos, no irán a otra ciudad, sino vendrán aquí.
En esta línea de conjunción de recursos, por ejemplo, estoy de acuerdo en que no se haga la Villa Olímpica, totalmente de acuerdo. Granada tiene una de las mejores plantas hoteleras de este país, si tenemos camas y podemos alojar allí a los deportistas, y de paso darle dinero a los hoteles, es miel sobre hojuelas. En turismo no es difícil general un puesto de trabajo, y el ejemplo lo tenemos en el sector servicios, que la gente en cuanto tiene unos pocos recursos monta un bar y mete tres o cuatro camareros que están cobrando 1.000 euros al mes y comen allí. ¿Qué más me da que un hombre trabaje en la cadena de producción de la SEAT a que esté trabajando en un bar? Si al final llevan el mismo dinero a casa, incluso con más calidad de vida la del camarero.
– ¿Olvidamos entonces el tejido industrial en Granada?
Ya me dirás dónde está el tejido industrial o dónde lo pondríamos. El Campo de la Salud a muerte, pero no va a ser la panacea que intentan vender, que todos vamos a vivir de eso. Yo tiendo más a que haya formación profesional muy buena en el sector servicios, y en ciencias de la salud, tanto a nivel universitario como profesional. Porque deben ser los dos pilares básicos de esta ciudad, el turismo y la salud. El resto es muy difícil, el propio espacio ya limita ¿Dónde montamos una fábrica aquí si estamos luchando por mantener la vega? Hay que ser realistas
¡No te pierdas la segunda parte! Búscala en La sección de Política en la portada Manuel J. Romero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí