GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
Los agentes de la Policía que se están encargando de practicar las diligencias oportunas en los posibles casos de «niños robados» que investiga la Fiscalía de Granada se están entrevistando con los denunciantes para recabar más datos al respecto, dada la escasez de información aportada hasta ahora, han informado a Europa Press fuentes del Ministerio Público.
Por ahora, se están analizando cuatro casos, y hasta ahora no se ha recibido ninguna denuncia más. Tres de ellos fueron presentados por la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) ante la Fiscalía General del Estado (FGE), que rechazó abrir una causa general e instó a presentar las demandas en los lugares en los presuntamente se cometieron los delitos, y un cuarto procede de la denuncia de una particular. Las tres denuncias remitidas por la FGE se refieren a desapariciones fechadas entre los años 1953 y 1972, mientras que el cuarto se remonta al año 1959 ó 1960.
La fiscal encargada de la investigación es la fiscal jefe de Granada, Ana Tárrago, que ha abierto diligencias por cada uno de estos cuatro casos, que podrían integrar, a su entender, un delito de alteración de la filiación o estado civil que ha de considerarse «permanente», puesto que se ha mantenido a lo largo del tiempo, una circunstancia que permite iniciar un proceso y no considerar «prescrita» una posible responsabilidad penal.
Las denuncias presentadas hasta ahora se refieren concretamente al caso de una niña que nació en la primavera de 1964 –denunciado por su hermana–; un segundo de otra niña nacida el 26 de mayo del 53, que fue adoptada y que ahora sospecha de la «falsedad» de esa adopción; y un tercero de un bebé que supuestamente falleció el 10 de enero del 72, y cuyo cadáver no fue enseñado a sus padres, según lo denunciado por su hermano.
El cuarto, que denunció de manera particular una mujer, se refiere al caso de una hermana suya que nació a finales de marzo o a principios de abril del año 1959 ó 1960 en el antiguo hospital situado detrás del Triunfo –hoy sede del Rectorado de la Universidad de Granada–. Según su relato, el bebé falleció pocas horas después de nacer sin que los padres vieran su cadáver ni pudieran enterrarla. La demandante pide en este caso a la Fiscalía que investigue si la niña realmente murió y que, en el caso de que lo hiciera, se le informe dónde está enterrada.
La Fiscalía Provincial se está coordinando con la General para que se sigan los mismos criterios en todas las denuncias presentadas por este asunto en Andalucía, según ha informado la fiscal jefe, que ha considerado «gravísimos» los hechos denunciados pero que ha advertido de que puede resultar muy complicado encontrar a los posibles responsables y testigos, teniendo en cuanta de qué fechas datan los posibles delitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí