GRANADA, 03 (EUROPA PRESS)
La Policía Local de Granada ha detenido a un hombre de 59 años acusado de agredir física y sexualmente a su pareja sentimental, una mujer de nacionalidad rusa y embarazada de ocho meses a la que retuvo durante varios días en su vivienda «bajo llave y en contra de su voluntad».
Según ha informado a Europa Press el portavoz de este cuerpo policial, la detención de este hombre, identificado como J.B.M y de nacionalidad iraquí, se produjo a raíz de que una mujer telefoneara desde Tarragona a la sala del 092 alertando de que una amiga suya había sido «secuestrada» en el número 9 de la calle Padre Claret de la capital y estaba siendo víctima de malos tratos.
La mujer pidió auxilio a la Policía tras recibir una llamada desde Rusia de los padres de la víctima, que le relataron la situación en que se encontraba su hija después de que unos meses antes conociera a su pareja por Internet y decidiera trasladarse a Granada para convivir con él.
En ese momento, se activó el Protocolo de Violencia de Género y varios agentes se desplazaron al domicilio para comprobar la veracidad de los hechos. Concretamente, la operación estuvo dirigida por una agente de paisano que se hizo pasar por asistente social para poder hablar con la víctima sin levantar las sospechas del presunto agresor, y otros dos policías uniformados que se escondieron en el portal para poder actuar rápidamente en caso de ser necesario.
Al abrirse la puerta de la vivienda, la funcionaria pudo comprobar que la mujer se encontraba en un rincón de la casa y bastante asustada. En ese momento, y para conseguir sacarla al rellano de la escalera con el consentimiento del presunto agresor –dado que no tenía orden judicial–, le comentó la necesidad de solventar un asunto relacionado con el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de la capital.
SIN DINERO NI DOCUMENTACIÓN
Una vez fuera, ambas entablaron una conversación en inglés para evitar que el presunto agresor les entendiera. La víctima confirmó que su pareja le tenía retenida en casa «bajo llave» desde hace una semana.
Según su testimonio, le había arrebatado su documentación personal y todo el dinero para evitar que se escapara, después de que ella le hubiera manifestado su intención de hacerlo por estar descontenta con la relación sentimental. Asimismo, comentó que su pareja le había agredido física y sexualmente a pesar de que estaba embarazada de ocho meses.
Finalmente, la mujer fue trasladada a un centro sanitario para recibir asistencia mientras que su pareja quedó detenido por esto hechos.
Dado que los dos agentes uniformados desplazados a la vivienda no tenían autorización judicial para irrumpir en la casa, convencieron al hombre para que saliera al rellano de la escalera –ya que no es una espacio privado– y poder proceder a su detención.
Posteriormente fue trasladado a dependencias del Cuerpo Nacional de Policía, donde está previsto que preste declaración en las próximas horas para que después –a última hora de la tarde o ya el viernes– pase a disposición judicial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí