GRANADA, 1 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía y la defensa de un hombre acusado de agredir a varios agentes de la Policía Local de Granada cuando le pidieron que se identificara mientras consumía alcohol en la vía pública han acordado para éste una pena de seis meses de prisión y multa 120 euros. Además, el procesado, de nacionalidad ecuatoriana e iniciales J.F.G.T., deberá pagar indemnizaciones a dos de los policías heridos de un total de 800 euros y otros 92 al Ayuntamiento de Granada por los daños ocasionados en el coche-patrulla.
La conformidad entre las partes ha dejado el juicio, que se iba a celebrar en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada, visto para sentencia. En la causa está imputado otro ciudadano ecuatoriano que ha sido declarado en rebeldía al no haberse podido localizar para su comparecencia en la vista de este martes.
Asimismo, habían sido imputados inicialmente cuatro policías locales por la acusación particular, que ha retirado los cargos contra ellos, por lo que quedarán absueltos de toda responsabilidad. El único procesado, que se enfrentaba inicialmente a una pena de nueve meses de prisión y una multa de 720 euros por un delito de resistencia a la autoridad y dos faltas de lesiones, deberá hacer frente finalmente a seis meses por los mismo delitos y faltas.
Los hechos que se le imputan al inculpado que se ha presentado este martes en la Audiencia, de 39 años, se remontan a las 3,20 horas del pasado 16 de septiembre de 2007 cuando junto al declarado rebelde, J.G.T., se encontraba en la calle Pintor Manuel Maldonado de Granada en compañía de otras personas no identificadas bebiendo y con la música de sus coche «a un volumen excesivo», según consta en el escrito de calificación de la Fiscalía.
Por ese motivo, dos policías locales se personaron en el lugar y se dirigieron a los acusados para que se identificaran, a lo que éstos se negaron. Como quiera que los presentes comenzaron a tener una actitud «cada vez más hostil contra los agentes», éstos requirieron la presencia de refuerzos, con lo que se desplazaron a la zona cuatro agentes más. De nuevo, los policías requirieron a los dos hombres que se identificaran, a lo que de nuevo se volvieron a negar, comenzando después a forcejear uno de ellos contra uno de los agentes.
Al percatarse de la agresión, uno de los policías acudió a ayudar a su compañero, y cayeron los tres al suelo. El acusado J.F.G.T. se golpeó además contra el piloto del vehículo policial, sufriendo por este motivo lesión en la nariz y causando el correspondiente desperfecto en el coche patrulla.
Los agentes tuvieron que retener al inculpado, y mientras tanto, el otro, J.G.T., «increpaba y amenazaba» a los restantes cuatro agentes, a los que llegó a golpear pero sin causarles lesión. Sí resultaron herido sin embargo dos policías que forcejearon con J.F.G.T., que les causó una contusión en la mano derecha a ambos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí